Teniendo en cuenta su origen e historia, no es muy difícil imaginar como este plato tan reconfortante y económico se convirtió en un emblema de los hogares desde tiempos  tan remotos como el mismo grano de maíz.

La receta de la humita o huminta  (del quechua: jumint´a) en Latinoamérica fue trasladándose de generación en generación como un mismo relato.

Los países referentes de este plato tan antiguo son Argentina, Paraguay, Chile, Bolivia, Ecuador y el sur de Colombia; básicamente consiste en una pasta de maíz aliñada, envuelta en una chala y cocida en las propias hojas, hay una gran similitud entre el tamal y la Humita pero no son lo mismo, los tamales se producen utilizando harina de maíz mientras que nuestra humita parte de una base de maíz tierno.

Es bueno saber también que la ingesta de maíz nos aporta fosforo, ayuda  a la digestión, protege la vista y además de todo eso nos aporta energía, es por eso que es un alimento tan completo.

Aquí les dejo esta receta de humita:

Ingredientes:

Aceite de oliva, 3 cucharadas soperas

Choclos, 6 unidades

Cebolla blanca mediana 1

Pimiento rojo, 1 mediano

Cebolla de verdeo, 2 unidades

Oregano fresco, picado 1 cucharada (sino tienen pueden usar sin problemas el oregano deshidratado)

Aji molido,  ½ cucharada

Pimienta negra y sal a gusto

Leche, c/n

Queso cremoso, 200 gr o pueden usar mozzarella también

Paso a paso:

Picar el pimiento y la cebolla junto con la parte blanca de la cebolla de verdeo (la parte verde reservarla para usar después). Calentar una cacerola e incorporar el aceite de oliva. Agregar a la cacerola nuestros vegetales ya picados y salpimentar dejando que se cocinen a fuego bajo por un tiempo máximo de 8 a 10 minutos.

Rallar el choclo crudo con la parte más gruesa del rallador incorporando la pasta a la cacerola.

Cocinar a fuego bajo durante unos 15 minutos revolviendo la preparación, si se nos seca ir incorporando de a poco la leche (si son intolerantes a la lactosa o simplemente no les gusta la leche cambiar por fondo de vegetales)

Cuando veamos que pasaron los minutos indicados, apagamos el fuego dejamos reposar unos 5 minutos e incorporamos el queso.

Antes de servir ponerle la parte verde de la cebolla que reservamos siempre picada lo más fina posible y a disfruta.

Buen provecho y disfruten de cocinar en casa

Instagram: pablomariglianochef

Fan page Facebook: recetas fáciles chef Pablo Marigliano

Te puede interesar...