Tecnologia Jueves, 26 de abril de 2018

Polonia está usando la estatua de Cristo más alta del mundo para emitir wifi, y la gente está molesta

Con 36 metros de altura, la estatua de Cristo Rey de Świebodzin, una pequeña ciudad polaca, es la imagen de Jesús más alta del mundo. Supera al famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro, que mide 30, y al Cristo de la Concordia de Cochabamba, en Bolivia, que suma 34 sin contar el pedestal.

Pero estos días no se habla del Cristo de Świebodzin por su tamaño, sino por las antenas que tiene instaladas en su cabeza. Fueron descubiertas gracias a una grabación hecha con un dron y ahora circulan por la red con la historia de que el Cristo proporciona Internet a las aldeas cercanas.

Todo empezó cuando el tabloide local Fakt24 acusó a la parroquia de Świebodzin de alquilar la cabeza del Cristo para instalar antenas de telefonía. La estatua, que alcanza los 52 metros de altura si tenemos en cuenta la colina en la que está erigida, es el lugar perfecto para que los operadores de redes móviles mejoren la cobertura 4G de sus clientes.

La noticia molestó a los creyentes, pero no es del todo cierta. Según SpeedTest.pl, no hay una estación base en la cabeza del Cristo, por lo que no puede estar radiando LTE. Lo que vemos son antenas reflectoras que podrían usarse para transmitir una señal wifi o WiMAX de larga distancia.

Foto: SpeedTest.pl
Foto: SpeedTest.pl

Por su parte, Fakt24 asegura que habló con un proveedor de Internet que confirmó que las antenas son de su propiedad y aseguró que todo fue idea de un párraco que quería tener Internet para monitorizar la parroquia. "Sin embargo —añade el tabloide—, la señal también se envía a otros clientes".

El diario Money.pl realizó sus propias pesquisas y averiguó que el actual párroco no sabe nada de las antenas que hay montadas en la corona del monumento y dice que solo conocía el pararrayos. El sacerdote afirma que no ha dado consentimiento para la instalación de las antenas y que el asunto será tratado por la curia diocesana de la ciudad de Zielona Góra.

Fuente: Gizmodo