Diario Uno > Tecnología

Los smartphone apuntan a convertirse en el centro de la vida digital

Por Cesar Dergarabedian

“Sin ti no puedo vivir”. La típica expresión romántica puede convertirse en los próximos tiempos en una admisión del usuario común ante su teléfono móvil “inteligente” que apunta a convertirse en el centro de las interacciones de las personas con el mundo digital.

Te puede interesar...

Los “smartphones” no están solos en esta carrera porque compiten con las tabletas aunque, por ahora, se imponen en cuanto a las unidades vendidas y a las aplicaciones disponibles.

Por ejemplo, en el futuro, se podrá dar esta situación muy común en Buenos Aires: una persona participa de una reunión de trabajo en el barrio porteño de Palermo y debe trasladarse a otro encuentro en el centro de la Ciudad.

El teléfono, gracias a sus capacidades de geoposicionamiento, sabe que todavía está en Palermo y que faltan 10 minutos para el inicio de la reunión siguiente.

Entonces, de manera automática -a través de Outlook u otro gestor de actividades personales- avisos por correo electrónico a los participantes del encuentro en el centro para informar que el dueño del móvil llegará más tarde.

Incluso, calculará cuál es la vía más rápida para llegar y se la informará al usuario una vez que éste suba a su vehículo.

Otras actividades automatizadas posibles serán la descarga de diarios “online” al teléfono durante la madrugada así, cuando el usuario se despierta, podrá leerlos directamente en la pantalla sin necesidad de hacer esa tarea manualmente”.

Es decir, se trata del teléfono como herramienta principal del “sexto sentido digital” posible gracias al desarrollo de las redes de alta velocidad de telefonía móvil, el aumento de la potencia y las capacidades de los terminales y la creación de aplicaciones que aprovechan estas cualidades.

Este panorama sobre las nuevas capacidades que dispondrán los celulares “inteligentes” fue descripto por Rafael Steinhauser, presidente para Latinoamérica de Qualcomm -el principal fabricante de chips para “smartphones”- en el marco de una rueda de prensa con medios regionales en la feria CES en Las Vegas donde el único medio argentino que participó fue iProfesional.com.

Este ejecutivo argentino apuntó que los teléfonos inteligentes vienen hoy con un promedio de unos 20 sensores, como el sistema de posicionamiento satelital (GPS), acelerómetro, reconocimiento de voz, imagen y audio y otros sistemas que habilitan la inteligencia contextual, como la descripta en el ejemplo del Outlook. Y en el futuro podrían incluir el sentido del olfato.

Así, el “smartphone” reemplazará objetos cotidianos, artefactos y funciones. Tendrá características que van, como sucede hoy, desde ser el reloj del usuario hasta transacciones. “Por ejemplo, en los restaurantes, donde se cobre nuestro consumo usando aplicaciones en la nube”, dijo Steinhauser.

Oportunidad para desarrolladoresEl presidente de Qualcomm  para la región advirtió, sin embargo, que el despliegue de esta nueva era de los “smartphones” enfrenta en América latina un par de grandes obstáculos como la ausencia de una gran cantidad de aplicaciones locales y el escaso desarrollo de las redes de tercera y cuarta generación.

Sobre el primero de esos puntos, señaló que en China los teléfonos “inteligentes” llegan a los usuarios con más de un centenar de aplicaciones preinstaladas para actividades de todo tipo: culturales, deportivas, economía hogareña, esparcimiento, noticias, deportes, trámites gubernamentales, banca electrónica, etc.

“En cambio, en América latina, vienen con 15 aplicaciones de las cuales 13 son genéricas”, apuntó. “Es el gran agujero que se les abre a los usuarios cuando compran un ‘smartphone’ porque si no tienen contenido no les sirve y se preguntarán para qué se van a comprar uno”, advirtió.

Para subsanar esta carencia, Qualcomm abre centros de desarrollos de aplicaciones en los cuales hoy trabajan en todo el mundo unas 500 compañías.

En Brasil, por ejemplo, se encuentra un centro para tabletas. Se eligió ese país para las ”tablets” porque el Gobierno de Dilma Rousseff apuesta por ese formato para la educación general. Ante una pregunta de iProfesional.com, Steinhauser dijo que la empresa abrirá un centro de desarrollo de aplicaciones en la Argentina y que para ello trabaja con los operadores y el Gobierno nacional.

Estos centros son laboratorios de aplicaciones y funcionan como “un espacio de ayuda” provisto por Qualcomm a la manera de una incubadora, donde los desarrolladores disponen de herramientas y soporte técnico.

“No hacemos dinero con esto, ponemos la infraestructura y los servicios”, aclaró el ejecutivo, aunque reconoció que los equipos sobre los cuales se trabaja disponen de chips de Qualcomm y se utilizan tecnologías de redes inalámbricas que impulsa este compañía.

RedesEl otro obstáculo es el escaso despliegue de las redes de telefonía móvil de tercera y cuarta generación. “En América latina estamos fuertemente atrasados en 3G respecto al resto del mundo”, advirtió Steinhauser.

“Todavía somos una región 2G”, no sólo por las redes sino también por los equipos disponibles. “No hay tantos dispositivos y a tan buen costo”, afirmó.

Y puso como buen ejemplo lo que sucede en Brasil donde el Gobierno favorece al 3G con “beneficios impositivos” para la fabricación de dispositivos.

Aunque reparó que “hay muchas redes 3G” en la región, éstas “no son tan buenas porque sufren congestión, caídas y ruido”.

El presidente de Qualcomm para la región subrayó que este retraso se da mientras en Europa occidental existe una penetración del 70 por ciento de la banda ancha móvil, cifra que en los Estados Unidos crece al 90 por ciento, mientras que en Corea y Japón es del 100 por ciento.

Cambio de mandoSteinhauser se mostró confiado en las nuevas posibilidades y negocios que abrirán los nuevos procesadores de su línea Snapdragon, la número 800, concebidos para mejorar el trabajo y la resistencia de la batería de los flamantes aparatos.

En este sentido, aseguró que consumirán alrededor de la mitad que los anteriores y permitirán utilizar el video de “ultra alta definición” que funciona con los televisores de alta gama.

El ejecutivo insistió con el lema “Born Mobile”, una frase que tiene sentido si se compara el millón de “smartphones” que se agregan a las redes móviles todos los días, aproximadamente el doble del número de bebés nacidos diariamente.

El Snapdragon 800 saldrá a la venta en el segundo semestre del 2013 en los mercados de los países desarrollados. Será compatible con videojuegos para dispositivos portátiles y permitirá procesar un nivel mayor de detalles que el que los móviles más potentes disponen en la actualidad.

Este chip exprime las posibilidades del LTE (una variante de la telefonía de cuarta generación, 4G, aún no existente en la Argentina) con velocidades de descarga de hasta 150 Mbps, suficiente para ver "streaming" de video en HD en cualquier lugar. Además, incluye la última tecnología WiFi para mejorar la conectividad en el hogar, en la oficina o en los hotspots.

Estos nuevos chips de la compañía están preparados para soportar un tráfico de datos 1.000 veces superior al actual.

“No importa donde vivas, estamos ante una generación que nació móvil; tenemos la información en la palma de la mano y ya casi nadie puede vivir un sólo día sin su dispositivo móvil”, puntualizan desde este fabricante.