Diario Uno > Tecnología

Los celulares 4G, una realidad

La cuarta generación de telefonía móvil, que permite mayor ancho de banda que el actual, empieza aemerger, en un momento en que empiezan a aparecer problemas de saturación de las redes debido al

uso de los smartphones.

Te puede interesar...

Con la democratización del Internet móvil, por medio de las llaves 3G para ordenadores

portátiles o los smartphones popularizados por el iPhone, el tráfico de datos se ha

multiplicado por dos o tres de media.

Como consecuencia, "algunos operadores son víctimas de su éxito, con problemas de

saturación, los más importantes de los cuales se han registrado en Estados Unidos en la red de

AT&T, y en Inglaterra, en el de O2", subrayó Frédéric Pujol, analista del Instituto para el

Audiovisual y las Telecomunicaciones en Europa (IDATE).

En París, "empezamos a tener problemas en el distrito de La Défense (zona financiera de la

capital francesa)", incluso aunque los operadores franceses nieguen cualquier dificultad, dijo

Pierre Péladeau, director general de la consultora Booz & Company, con ocasión del Congreso

Mundial de la Telefonía Móvil en Barcelona.

Y la situación va a seguir empeorando: de aquí a 2015, el tráfico de datos ligado a los

smartphones se multiplicará "por 100", según Ahmed Guetari, responsable técnico de la empresa

Juniper Networks. Pero "las redes no están concebidas para eso".

La cuarta generación (4G) debería dar una respuesta, al menos parcial, al problema. En

teoría, gracias a la norma técnica que la acompaña, la LTE (Long Term Evolution), debería permitir

flujos de hasta 100 megabits por segundo, lo que para los usuarios supondría conexiones tres o

cuatro veces más rápidas que las de 3G o 3G+.

El primer desarrollo comercial tuvo lugar en diciembre en Estocolmo, en la red de

Teliasonera. Además de Europa del Norte, Estados Unidos también figura entre los pioneros, junto

con Japón, Corea del Sur o China. En cambio, "en Europa, los grandes operadores como Orange,

Vodafone, Telefónica, están un poco a la expectativa y esperan para

lanzarse", subrayó Pujol.

Según la GSMA, la asociación mundial de los operadores, 74 de ellos han previsto pruebas o

desarrollos. A la espera de pasar, de forma progresiva, al 4G, siguen invirtiendo para mejorar las

redes actuales.

La LTE representa sumas "muy significativas para los operadores: calculamos inversiones de

unos 2.000 millones de euros (2.700 millones de dólares) para un país de 50 millones de

habitantes", explicó Pujol, que precisó que esta tecnología les permitirá después ahorrar en costos

en el encaminamiento de datos.

Entre los fabricantes de equipo, la batalla para lograr contratos es dura con los europeos

viendo con reticencia la llegada de los chinos, que ofrecen precios a menudo muy inferiores.

En Escandinavia, la compañía china Huawei consiguió el contrato para Suecia del consorcio

que agrupa a Tele2 y Telenor y una parte del de Teliasonera en Oslo. Esperaba participar en el

despliegue en el resto de Noruega, pero la sueca Ericsson y la germano-finlandesa Nokia Siemens

Networks ganaron la partida.

AT&T anunció la pasada semana haber elegido a Ericsson y a la franco-estadounidense

Alcatel-Lucent, que ya había sido seleccionada hace un año por su competidor  Verizon.

Un "factor de retraso" muy probable en el desarrollo será "la disponibilidad de terminales y

su precio", según Pujol. El primer terminal creado ha sido una llave 4G diseñada por Samsung y

otros deberían seguir el camino. En cambio, los primeros smartphones adaptados al 4G no se prevén

antes de finales de 2010 o principios de 2011.

En términos de clientes, la LTE debería despegar realmente a partir de 2013-2014. y unos 400

millones deberían beneficiarse de estos servicios en 2015, según IDATE.