Tecnología
En el último año se identificaron más de 240 millones de nuevos programas maliciosos.

107.000 mensajes peligrosos por día

Por UNO

De simples estafas a "campañas muy sofisticadas", comose califica a los actuales ataques cibernéticos, las actividades maliciosas por la Webson son un

problema constante para las empresas y gobiernos del mundo. En cuanto a números, en 2009 se

identificaron más de 240 millones de nuevos programas maliciosos, un aumento de 100% respecto de

2008, según el informe sobre las "Amenazas a la seguridad de internet volumen XV", elaborado por

Symantec. El mismo destaca que las principales tendencias observadas durante el año fueron el

incremento en la cantidad de amenazas específicas dirigidas a las empresas (sobre todo información

personal a través de redes sociales). "Vimos un crecimiento dramático de las agresiones dirigidas a

visualizadores de PDF, lo que correspondió al 49% de los ataques web observados, y representa un

aumento considerable, comparado con 11% reportado en 2008", se señaló.

El origen de la actividad maliciosa se basó en los países emergentes, como Brasil, la India,

Polonia, Vietnam y Rusia. Según el estudio, en esos países los delincuentes encuentran menos

posibilidades de ser enjuiciados, ante la falta de medidas. Por ejemplo, Brasil ocupó la tercera

posición a nivel mundial con el 6%del total de la actividad maliciosa y el segundo lugar en origen

de spam, con el 11% del total mundial. Estados Unidos fue el país que más ataques originó, con el

40% de todas las agresiones detectadas en América Latina. Por otro lado, se destacó al 2009 como un

año "turbulento de spams". La modalidad representó el 88% de todo el correo electrónico observado

por Symantec, con 107.000 millones de mensajes de spams en promedio distribuidos mundialmente y por

día.

Entre las principales amenazas se detectaron el virus Sality AE, el troyano Brisv y el gusano

Silly FDC, que fueron las amenazas bloqueadas con más frecuencia por el software de seguridad de la

compañía.

Dejá tu comentario