Diario Uno > Sociedad > Penitenciarios

Penitenciarios se curaron del coronavirus y donan plasma

Un matrimonio de penitenciarios platenses se sanaron del coronavirus y donan plasma todos los meses. Alientan a otras personas a imitarlos

Un matrimonio de penitenciarios se sanaron de coronavirus y donan plasma todos los meses. En un comunicado, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) detalló que se trata de Pablo Verdur, quien trabaja en la Unidad 24 de Florencio Varela, y de su esposa, Norma Vilte, una suboficial que presta servicio en la Unidad 18 de Gorina.

El 25 de mayo pasado, el hombre sintió síntomas que le hicieron pensar de que se había contagiado de coronavirus y, tras hisoparse en el Hospital Italiano de la capital bonaerense, le confirmaron que estaba contagiado de Covid-19.

Te puede interesar...

Norma también presentó síntomas, por lo que la pareja y sus dos hijas de 4 y 11 años, se aislaron en el domicilio donde viven, en la localidad de Melchor Romero.

Según se informó, Pablo recibió el alta el 28 de junio y volvió al trabajo como coordinador en el Sector Sanidad en el penal de Florencio Varela.

"Pablo y Norma, recuperados, se enteraron que podían ayudar al prójimo donando plasma. Averiguaron el protocolo y se pusieron a disposición del Instituto de Hemoterapia", se señaló desde el SPB y se detalló que ambos donaron plasma ya tres veces y volverán a hacerlo este jueves.

Destacaron que tanto Verdur como Vite "tienen la cualidad de que han generado una buena cantidad de anticuerpos".

Pablo -un jujeño que a los 29 años se mudó a La Plata para iniciar la carrera penitenciaria- contó que en su provincia siempre trabajó "en la parte social" y detalló que le gustaba "aportar un granito de arena".

"Ahora, como funcionario público, siento la necesidad y el compromiso de seguir ayudando", aseguró Verdur.

Desde el SPB, califican al hombre como un "superdonante" debido a que "junto con Norma generan anticuerpos en cantidad".

"Uno va y dona sin importar el destinatario. Nosotros nos comunicamos con el Instituto de Hemoterapia y nos ponemos a disposición. Ellos nos llaman luego para coordinar día y horario. Es como donar sangre", afirmó Pablo.

Para fomentar la donación de plasma, el agente penitenciario subrayó que "no duele, no te mareas ni te baja la presión" y agregó que "una vez que extraen el plasma te reincorporan el resto y ahí podés llegar a sentir un poco de frío.