Cómo dar un buen masaje

MASAJES relajantes de HOMBROS: cómo hacerlos a alguien sentado

En pocos pasos y con una muy simple práctica podés aprender a hacer unos relajantes masajes de hombros a cualquier persona que se encuentre sentada

Los masajes de hombros tienen una gran cantidad de beneficios para aquellos que los reciben ya que son efectivos para aliviar el estrés, el cansancio y permiten mejorar la calidad y la duración del sueño. En simples pasos podés hacerlos a una persona sentada.

Masajes-relajantes-de-hombros-1.jpg
Masajes relajantes de hombros: cómo hacerlos a alguien sentado.

Masajes relajantes de hombros: cómo hacerlos a alguien sentado.

Dar un masajes sentado es bastante más cómodo que si la persona estuviese acostada y se puede dar en cualquier lado. Para mejorar la experiencia se puede utilizar una crema o un aceite de masaje para que deslizar fácilmente las manos sobre la piel.

Cómo dar unos buenos masajes relajantes de hombros

El primer punto indispensable para dar unos buenos masajes de hombros es que la cabeza de la persona este apoyada, porque si se encuentra erguida se producirá tensión en el cuello y no será muy agradable. Luego debes colocarte detrás del paciente, ya sea sentado o de pie como te sea más cómodo.

►TE PUEDE INTERESAR: Eliminá las arrugas de tu frente con 1 masaje facial sencillo

Masajes-relajantes-de-hombros-3.jpg
Masajes relajantes de hombros: cómo hacerlos a alguien sentado.

Masajes relajantes de hombros: cómo hacerlos a alguien sentado.

Durante el masaje hay que concentrarse en las siguientes zonas:

  • Músculos paravertebrales a ambos lados de la columna
  • El cuello
  • Los trapecios

El trabajo se hará sobre dos lugares que se encuentran tensos en el 99% de la población: el angular de la escápula y los músculos suboccipitales

Paso a paso para hacer masajes en los hombros

Para comenzar con los masajes hay que pasar las manos suavemente, superficialmente sobre los hombros y utilizando toda la superficie de la palma sin aplicar presión durante varios minutos.

  1. Pasar la mano por toda la espalda desde la zona inferior de los omoplatos hasta el cuello, prestando especial atención al movimiento del pulgar
  2. Luego comienza el amasamiento: poner las manos en pinza comenzando por los trapecios (cuenta con una buena cantidad de músculos)
  3. Con los pulgares realizas una presión firme sobre la esquina superior interna del omoplato y lo deslizas hasta el cuello continuando con el amasamiento del trapecio

Si se aplicas correctamente esta técnica lograrás un gran alivio a la persona que recibe los masajes. También se pueden utilizar ambas manos en un trapecio y luego repetir los movimientos en el otro. La sensación será mucho más fuerte y profunda que si lo hacés con una sola mano.

Masajes deslizantes en la espalda

Para completar los masajes relajantes y obtener una mayor profundidad sobre los músculos, puedes continuar con la espalda colocando los dedos índice y anular a ambos lados de la columna aplicando presión y los subes hasta la base del cuello llegando al pelo.

También te podes detener a ambos lados del cuello y aplicar con los pulgares presiones cortas en la base de la nuca, tanto hacia fuera como hacia arriba. Y por último puedes aplicar una presión deslizante con tus dedos en forma de pala, desde la base de la nuca hasta los hombros, técnica muy agradable si eres capaz de aplicar la suficiente fuerza.

Una vez finalizadas las presiones deslizantes regresa al amasamiento general para continuar con los movimientos suaves con las palmas de las manos como se hizo al comenzar antes de terminarlo.

Los beneficios de unos buenos masajes

Los masajes pueden ayudar a relajar el cuerpo y la mente, aliviar el estrés y mejorar el estado de ánimo. Se ha demostrado que los masajes mejoran la calidad y la duración del sueño. Si tiene problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido, un masaje puede ser una buena forma de aliviar estos problemas.

Sobre el sistema nervioso: aumenta la actividad parasimpática y mejora las habilidades cognitivas y de aprendizaje. Sobre el metabolismo: mejora de la actividad metabólica. Además, el masaje aumenta la producción de endorfinas, dando efecto de analgesia y bienestar.

Temas relacionados: