Diario Uno > Sociedad > Coronavirus en Mendoza

Coronavirus en Mendoza: tenía covid-19 pero tardaron siete días en atenderla

Carolina Catania llamó al 0-800 covid, y le dijeron que probablemente tuviera una gripe. Demoraron una semana en atenderla y al final padecía coronavirus

Carolina Catania (40) comenzó a sentirse mal el 6 de agosto último. Apenas percibió los síntomas de coronavirus, llamó al 0800 800 26843, el número para dar respuesta a las dudas y a las sospechas de nuevos casos que tiene el Ministerio de Salud de Mendoza. No sólo no fue atendida en el momento -puesto que le sugirieron que por no haber estado en contacto con ninguna persona contagiada de coronavirus podía tener otra enfermedad- sino que deambuló por distintos centros asistenciales hasta lograr que le hicieran el test.

Recién el 13 de agosto y después de varias peripecias, le dieron en resultado del hisopado, que dio positivo para coronavirus.

Te puede interesar...

Te puede interesar: Coronavirus en Mendoza: cuándo arrancan las restricciones

Carolina contó su experiencia a Diario UNO. Fue contundente.

"Lo que yo vivía fue una sucesión de negligencias, si esto se repite puede provocar muchos contagios".

Cadena de errores

La primera vez que Carolina llamó al 0-800 Covid, no sólo le sugirieron que no tenía coronavirus por no haber estado con ningún positivo, sino que le indicaron que fuera a un centro de salud para hacerse ver, porque probablemente tuviera una gripe u otro tipo de enfermedad respiratoria.

Ella fue directamente al hospital Ramón Carrillo, de Las Heras.

"Le expliqué al médico que me venía sintiendo mal, que había tenido fiebre, dolor de cuerpo, vómitos y diarrea. El mismo doctor del Carrillo llamó al 0-800 y les pidió que me realizaran un hisopado, ya que él había detectado que mis síntomas podían ser de coronavirus. Me mandaron a mi casa a esperar, pero nunca fue nadie hacerme el test".

Viendo que no había respuesta, la mujer se dirigió al Hospital Central, porque seguía sintiéndose mal. Cuando llegó fue atendida y se le realizó el hisopado para determinar si tenía coronavirus.

"Esta fue la única vez que me revisaron y me atendieron como una posible paciente de coronavirus. Me hicieron radiografías y me mandaron a mi casa, hasta que estuviera el resultado del PCR, antes me advirtieron que me llamarían si el test daba positivo".

Al ver que no la llamaban, la mujer se fue caminando hasta el Hospital Central, para buscar su resultado negativo. Pero se llevó una sorpresa: sí tenía coronavirus.

"Cuento todo esto porque quiero dejar a la vista la cantidad de errores que se cometen en el proceso. Si yo hubiera usado el transporte público, o hubiera salido a hacer compras entre el 6 y el 13 de agosto -fecha en la que se confirmó que tenía coronavirus- habría contagiado a un montón de gente", adujo.

Encierro, no aislamiento

Un capítulo aparte merece la historia de la estadía de Carolina en un hotel sanitario.

Cuando me dieron el resultado en el Central, me retuvieron para mandarme a realizar aislamiento a un hotel. Llegué al lugar, me tomaron la temperatura y la saturación de oxígeno, me mandaron a una habitación y no volví a ver a nadie hasta el día que salí

Los días que pasó en el hotel, fueron de gran incertidumbre. Nadie la revisó, no tenía ningún tipo de información sobre su proceso médico, si estaba evolucionando o no.

"El aislamiento en el hotel fue más un encierro que otra cosa. El único contacto que tenía era con un médico que estaba en la planta baja, pero me atendía por whatsapp. Yo hubiera estado mejor en mi casa", explicó.

Pasados los siete días, es decir, el 20 de agosto, Carolina fue dada de alta y regresó a su casa.

"No me hicieron ninguna prueba para corroborar si ya no contagiaba el coronavirus, simplemente me dijeron que me me quedara aislada en mi casa por unos días, por las dudas. Yo tuve la suerte de que me fueran a buscar, pero si eso no ocurría, me podría haber ido en taxi, o en transporte público. Esta para mí es una gran negligencia", manifestó.