Como nuevas

Cómo puedes eliminar el óxido de las rejas con un sólo ingrediente que seguro tienes en tu cocina

En un truco sencillo para eliminar el óxido con bicarbonato de sodio lograrás dejar como nueva la fachada externa de tu hogar

Por UNO

A la hora de limpiar el hogar, en ocasiones dejamos de lado ciertos espacios que están expuestos a las complejidades del exterior. En ese caso podemos hablar de las rejas que suelen ubicarse en las ventanas o en las puertas, con fines de seguridad y decoración. Pero con el paso de los días, se acumula una gran cantidad de óxido que puede ser eliminado con el truco del bicarbonato de sodio.

Es bien sabido que la higiene del hogar sólo tiene como fin el cuidado de la salud y la prevención de enfermedades. Sin embargo, el estado de los objetos es otra parte fundamental, ya que al organizar una reunión masiva esto dice mucho sobre la personalidad de alguien. Así, cuando hablamos de las rejas llenas de óxido, es necesario sacarlo con ayuda del bicarbonato de sodio en un truco casero.

¿Cómo se utiliza este truco de limpieza casero?

Es común que en algunos sitios del hogar la limpieza no llegue de forma correcta, mucho menos con los productos más efectivos. Sobre esto, el problema del óxido en las rejas genera cierto desagrado en la decoración externa de la casa. Lo ideal es utilizar productos que lo eliminen al instante, como es el caso del truco natural del bicarbonato de sodio.

Sin lugar a dudas el óxido condiciona el aspecto de las rejas, al punto de quitar su color original al igual que su dureza. A causa de una constante exposición al aire y la humedad, el metal comienza a generar un proceso conocido como “oxidación”, la cual resulta en la formación de manchas anaranjadas o rojas. Para suerte de los dueños de casa, aparece un truco novedoso hecho de materiales conocidos, entre ellos el bicarbonato de sodio.

Elementos:

  • 1 papa (cruda)
  • Jabón para platos
  • Bicarbonato de sodio
bicarbonato trucos caseros.jpg

Para la realización de este truco doméstico, lo que haremos será cortar a la mitad una papa cruda. Una vez hecho esto, sobre la parte descubierta añadimos una mezcla de bicarbonato de sodio y unas gotas de detergente para platos. Por último, lo frotamos sobre el óxido de las rejas y esperamos que actúe por unas horas, luego lo enjuagamos con abundante agua y lo veremos totalmente renovado.

pintar-hierro-oxidado.jpg

Temas relacionados: