Diario Uno > Sociedad > ARA San Juan

ARA San Juan: la Armada sabía su ubicación 20 días después de la desaparición

Un contralmirante de la Armada declaró que se sabía sobre la ubicación del ARA San Juan desde diciembre del 2017 pero no se autorizaron las tareas de búsqueda

El contralmirante retirado Luis Enrique López Mazzeo, ex comandante de la Armada Argentina, declaró ante la Justicia de Comodoro Rivadavia que desde el 5 de diciembre de 2017, 20 días después de la desaparición del ARA San Juan, el buque chileno Cabo de Hornos reveló la posición del submarino pero que no se autorizó continuar la investigación de este reconocimiento.

El testimonio de López Mazzeo se dio en la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, donde el pasado jueves se inició la audiencia de apelación contra el fallo que dispuso rechazar investigar las eventuales responsabilidades del Poder Ejecutivo nacional encabezado por Mauricio Macri en el hundimiento del ARA San Juan.

Te puede interesar...

Según consigna Infobae, la declaración del ex funcionario militar ante la jueza fue: “Cuando usted vea toda la documentación, se va a dar cuenta de que nosotros, cuando tuve que firmar el mensaje más doloroso en toda mi carrera que fue el cierre del caso SAR (por la búsqueda y rescate )teníamos detectada la posición del submarino y por eso habíamos coordinado con la Marina Británica el 5 de diciembre (de 2017) el pedido de un vehículo autónomo, porque sabíamos que podía estar únicamente en dos cañadones, que era lo que no podíamos verificar con todos los medios internacionales requeridos”.

Se trató de la primera oportunidad en la que un miembro de las fuerzas armadas reconoce que se tenía información precisa sobre la ubicación de la nave un año antes de que diera con la nave y solo 20 días después de su desaparición. Estas palabras causaron una enorme conmoción entre los familiares de los 44 tripulantes.

Durante la conferencia de prensa la jornada del 5 de diciembre, el vocero de la Armada reconocía que se estaba inspeccionando un "objeto o alteración del fondo" marino, a unos 940 metros de profundidad en las costas patagónicas. Pero, tras revelaciones periodísticas dadas a conocer ese mismo día, las autoridades se enfrentaban a un nuevo escándalo ya que se supo que hubo ocho comunicaciones desde el submarino ARA San Juan horas antes de su desaparición.

Sobre la inacción de la Armada sobre esta pista, López Mazzeo sostuvo que el almirante Marcelo Srur, su jefe directo, nunca le dio la autorización para que los ingleses realicen la tarea que podría haber terminado con el hallazgo de los restos del submarino.