Diario Uno > Sociedad > aborto legal

Aborto legal en Mendoza: la mayoría de las consultas es por embarazos de menos de 6 semanas

Desde que la ley de aborto legal entró en vigencia, las mujeres consultan en forma temprana, y casi todos los casos pueden resolverse de modo ambulatorio

Desde el 24 de enero, fecha en que la ley nacional que permite la realización del aborto legal, seguro y gratuito hasta la semana 14 de gestación, entró en vigencia, las consultas que se reciben tanto en el sistema público de salud como en OSEP -la obra social más grande de la provincia- tienen una particularidad: son de personas que llevan adelante embarazos de muy pocas semanas de gestación.

Es decir que cada vez se consulta más tempranamente y esto ha provocado una mejora en la calidad de las pacientes y personas gestantes que acuden para realizarse esta práctica.

Te puede interesar...

Así lo explicaron la médica tocoginecóloga Valentina Albornoz, a cargo de esta área en el ministerio, y las profesionales de OSEP Carla Monasterolo -médica de Familia- y Florencia Sáez -licenciada en Ciencias Políticas-. Las tres profesionales son responsables de la implementación de la Ley 27.610, de aborto legal, seguro y gratuito.

El protocolo

Albornoz explicó que, si bien antes de que la ley de aborto legal entrara en vigencia, los pedidos para realizar una interrupción legal de embarazo ingresaban por el 0-800-2223444 (salud reproductiva), actualmente esto no es necesario.

Cada hospital y centro asistencial debe ser capaz de recepcionar el pedido y si no tiene herramientas para resolverlo, derivar a la paciente al lugar indicado Cada hospital y centro asistencial debe ser capaz de recepcionar el pedido y si no tiene herramientas para resolverlo, derivar a la paciente al lugar indicado

Lo primero que se realiza, una vez que ingresa la solicitud de aborto legal, es una serie de estudios para comprobar el embarazo.

Al respecto, la doctora Monasterolo apuntó que, si bien la celeridad en el proceso es prioritaria, también lo es el hecho de comprobar que no se trate de un embarazo detenido, o sin embrión. Por esto se debe efectuar un análisis de sangre y una ecografía, para comprobar la edad gestacional.

Esto es porque, antes de las 6 semanas, es difícil comprobar la existencia del embrión a través de una ecografía. Esto debe quedarle claro a la mujer o persona gestante que pide realizarse un aborto legal.

Esto genera ansiedad en las pacientes, pero les explicamos que no es que no van a poder realizarse la práctica, sino que debemos tener la comprobación de la existencia de la gestación Esto genera ansiedad en las pacientes, pero les explicamos que no es que no van a poder realizarse la práctica, sino que debemos tener la comprobación de la existencia de la gestación

Luego de comprobado el embarazo y la edad gestacional, la paciente es derivada a un profesional que guiará la práctica. En casi el 100% de los casos, la paciente realiza la interrupción del embarazo en forma ambulatoria, a través de la colocación de la droga Misoprostol. En muy pocas circunstancias se evalúa otro tipo de intervenciones.

Las profesionales indicaron que las mujeres que realizan un aborto legal en sus casas, son acompañadas por los profesionales, y se constata que tengan acceso a los servicios de guardia de un centro asistencial cercano a su domicilio.

Despejar dudas

Las profesionales respondieron, además, algunas dudas que surgen con respecto al cumplimiento de la Ley 27.610, de aborto legal.

En primer lugar, con respecto a la prohibición de la venta en farmacias de Misoprostol que existía en Mendoza. En este sentido, aclararon que el Ministerio de Salud de la provincia emitió una resolución aclarando que luego de la promulgación de la ley nacional, la legislación provincial ya no tenía vigencia. Es decir que una paciente puede adquirir el Misoprostol en cualquier farmacia, presentando la receta médica.

En cuanto a la objeción de conciencia, el Ministerio de Salud nacional aclaró en qué casos puede hacerse uso de ella y en qué casos no. Quedó especificado que es una posibilidad de la que puede hacer uso el profesional involucrado directamente en la práctica, el que efectivamente realizará un aborto legal, o bien, quien receta el medicamento. Pero ningún otro profesional y no profesional pueden declararse objetores: ni quien realiza la ecografía, ni el que toma una muestra de sangre o realiza un trámite administrativo. Ninguna de estas personas pueden aludir objeción de conciencia de ningún tipo que obstaculice a la mujer o persona gestante acceder a un aborto legal.