Diario Uno > Sociedad > Complejo de viviendas

Está abierta la inscripción para las casas del IPV pensadas para la clase media

El Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) tiene previsto para los próximos meses del año comenzar a entregar una serie de viviendas que fueron construidas bajo la modalidad de inversión público privada. Serán las primeras que se entreguen en el país y anuncian nuevos proyectos.

En total son 403 casas, dúplex y departamentos distribuidos en doce barrios que, según el IPV, rompen con el modelo tradicional tanto desde el financiamiento como en el aspecto constructivo. Para todas esas viviendas participaron dos constructoras locales, el propio IPV y el Banco Nación como agente financiero.

"Es una de las primeras experiencias del país, ya que si bien es algo que están fomentando desde el gobierno nacional, fuimos los pioneros y tenemos 403 viviendas en ejecución", explicó el titular del IPV, Damián Salamone, a Radio Nihuil.

Este nuevo sistema tiene un financiamiento mixto o compartido, y el objetivo era atender el 100% de los más necesitados, por eso se tomó una parte importante del presupuesto para la vivienda social, es decir para las familias que no podrían acceder a una casa propia si no fuera con ayuda total del Estado.

 Embed      

Sin embargo, para no dejar afuera a familias de clase media que no cuadran en la vivienda social pero tampoco podrían acceder a una casa propia sin ayuda del Estado, lanzaron la iniciativa de financiamiento mixto.

"La inscripción será de acuerdo a la tipología que cada persona puede elegir en la página, eso no significa que le garanticen la operatoria, pero si una calificación de acuerdo a sus ingresos". "La inscripción será de acuerdo a la tipología que cada persona puede elegir en la página, eso no significa que le garanticen la operatoria, pero si una calificación de acuerdo a sus ingresos".

Damián Salamone, presidente del IPV

Te puede interesar...

Esa mixtura está representada en un 40% del financiamiento a cargo del IPV con la misma característica de la vivienda social, es decir, con la tasa UVA sin interés, mientras que el otro tramo del crédito se reparte entre un 10% de ahorro o financiación por parte del adjudicatario y solamente el 50% restante se toma con un crédito hipotecario con las tasas vigentes de los bancos.

"De esta manera logramos que muchas familias que quedaban excluidas tengan un mix financiero que les permita acceder a las cuotas. Será un solo crédito, solamente que el 40% lo tienen a tasa cero, cofinancian el 10%, y el 50% será con la tasa de los bancos, lo que hace que la cuota final se reduzca en un 30%, lo cual lo hace mucho más viable", informó Salamone.

En cuanto a las viviendas, el titular del IPV aseguró que el universo es muy amplio y lo componen casas de $2 millones, $2.5 millones o $3 millones.

"El proceso también fue ágil. Empezó el 15 de mayo del año pasado con la convocatoria a las empresas, y hacia mediados de diciembre ya estaban seleccionados los proyectos. Y a pocos meses, las primeras casas están listas para entregar". "El proceso también fue ágil. Empezó el 15 de mayo del año pasado con la convocatoria a las empresas, y hacia mediados de diciembre ya estaban seleccionados los proyectos. Y a pocos meses, las primeras casas están listas para entregar".

Damián Salamone, presidente del IPV

Para afrontar el desafío, los ingresos deberían estar cerca de $60 mil, por ejemplo con una familia que gane $25 mil, más un garante del mismo sueldo, y una cofinanciación del 10%. 

 Embed      

Respecto de la inscripción de los interesados para nuevos proyectos, ya que algunos están recién comenzando, la operatoria se hace en primera instancia a través de la web del IPV.

"Allí se puede probar en distintas viviendas y se hace un ensayo de crédito para ver si es viable para esa familia. La calificación del banco es crucial, porque alguien puede tener buenos ingresos pero no ser apto crédito, o viceversa", añadió Salamone.