Diario Uno San Rafael
Gracias a un implante coclear, Bianca y Dylan pudieron escuchar los sonidos. En la nueva etapa del proceso de enseñanza del lenguaje ella y Dylan ya dieron sus primeros pasos.  Video: el momento en que dos niños sordos de San Rafael empezaron a oír p

Bianca, la nena que dejó de ser sorda, dijo su primera palabra y llamó a su gato: "Pepa"

"Pepa". Esa fue la primera palabra que emitió en su vida Bianca, la nena de 4 años que desde el viernes pasado dejó atrás la sordera gracias a un implante coclear y cuya historia publicó en exclusiva UNO de San Rafael. Pepa es el nombre del gato de la familia y tiene el honor de ser la primera palabra pronunciada por la nena.

La cara de Bianca lo dice todo. Está escuchando por primera vez en su vida. Abre los ojos sorprendida, se lleva la mano a la boca y llora. Es parte de la reacción de uno de los dos niños que desde el viernes dejaron de ser sordos y a partir de esta semana comenzaron con un proceso de aprendizaje para estimular la atención auditiva y la detección del sonido

Bianca Jarkowiec y Dylan Román son amigos, oriundos de Monte Comán, asisten al jardín maternal de la escuela de sordos Nuestra Señora de Luján y fueron seleccionados, tras un período de investigación de 2 años, para recibir los implantes.

El fin de semana comenzó una nueva historia con más sorpresas para Bianca, a la que el sábado le subieron el volumen del audífono y balbuceó las primeras palabras llamando a su gato.  “Pepa” (nombre de la mascota) fue su primera palabra.

Su madre, Mercedes Jarkowiec, contó que “en estos días Bianca estuvo más inquieta que de costumbre, mira la televisión, se mueve y hace mucho bochinche”. Algo similar le ocurrió a Dylan, que ayer comenzó con el proceso de aprendizaje para detectar sonidos y estimular la atención auditiva.

La fonoaudióloga Gabriela Solís (43), especialista en habilitación del habla, dijo que “ahora comienza un tratamiento lento y complejo en el que debe estar involucrada la familia, los docentes del jardín y los especialistas de la escuela de sordos”.

Todos- afirmó la licenciada- “vamos a formar parte de un equipo multidisciplinario que les enseñará a aprender a escuchar la ausencia y presencia de sonidos”.

La jefa del servicio de Fonoaudiología del Schestakow, Patricia Azcarate (53), recordó que “en esta fase es fundamental que los padres tengan paciencia y repitan los ejercicios en sus casas”. La primera experiencia de Dylan  fue positiva, trabajó sobre alertas auditivas a partir de un objeto que él mismo eligió, un autito con el que juega cada día. Todo un logro.

 Embed      
Bianca y su madre en Monte Comán.
Bianca y su madre en Monte Comán.