Análisis y opinión

Vuelve a las andadas el intendente más regalón de Mendoza: desde La Paz, Ubieta no se rinde

El intendente peronista de La Paz ha vuelto a hacer de rey mago. Con plata ajena le ha comprado regalos a todos los niños paceños

El supuesto candor de Fernando Ubieta (41), intendente peronista de La Paz, tiende a convertirse en otra tomada de pelo de la casta política. Este jefe comunal aduce que a él lo moviliza un irrefrenable deseo de hacer feliz a la gente, en especial a los niños, y que entonces, pese a lo que digan los medios de difusión que por lo general lo único que hacen es joder la pava, él seguirá haciendo regalos masivos con plata de la Municipalidad.

Ya lo hizo en la Navidad de 2020 en la que regaló cajas navideñas y vales para retirar pollos rostizados y un kilo de helado (que le costó al erario público más de $2.000.000). También en las festividades de Reyes y del Día del Niño de 2021, repartió juguetes a todos los pequeños del departamento. Destinó a ese fin (también de las arcas municipales) $1.400.000.

Este año no ha oficializado aún la cantidad de dinero público que gastará para convertirse en los tres Reyes Magos juntos. Ubieta advierte poco democráticamente que "no voy a estar todos los años dando explicaciones sobre lo mismo". ¡Mirá vos! ¿No habrá escuchado nunca eso de la obligación constitucional de dar debida cuenta de los actos de gobierno?

No sólo eso: Ubieta se pone en el rol de estadista barrial y asegura que eso de ser regalón será una política permanente en esa Comuna del Este provincial, una de las menos desarrolladas de la Provincia.

Y ha añadido que mientras él esté en funciones seguirá usando plata -que no es suya, obvio- para regalonear. Sin embargo, se queja porque el hospital Arturo Illia, el único de ese municipio, tiene sin terminar sus obras de ampliación. Es evidente que su muñeca política no ha servido para lograr resultados eficientes ante el Gobierno Provincial.

El personaje

No es joda, lector. Ubieta existe. En diciembre de 2019 tuvo el mérito de terminar con 24 años de intendencias del radicalismo en La Paz, que se repartieron los hermanos Pinto. No le falta razón cuando asegura que en esos veintipico de años los radicales no lograron generar inversiones ni cambiar la matriz productiva de esa comuna.

En 2019 Ubieta ganó la intendencia por una diferencia mínima de 54 votos sobre el candidato del oficialismo radical Diego Guzmán. Pero en sus dos primeros años de gobierno comunal no ha sido conocido en el resto de la provincia por generar ningún proyecto renovador o innovador para su municipio, al que él mismo define como "un departamento olvidado" que "no genera riqueza de ningún tipo".

Ubieta hace como que no sabe que la plata de los contribuyentes es (o debería ser) algo sagrado en un municipio, en una provincia y en un país republicano. Algunos vecinos de lengua viperina aseguran que el regaloneo no figuraba como eje central de su campaña política.

Un dato llama la atención: antes de ser intendente este hombre fue gerente del Banco Nación en La Paz. Es decir que algo de números debe conocer. Sabe qué es el debe y el haber y otros aspectos elementales de la contabilidad. Por tanto, no debe desconocer que usar los dineros públicos para lo que se le dé la gana suele estar tipificado como inconducta de funcionario público.

Berretismo

Ubieta podrá ser legítimo intendente de La Paz, que sin duda lo es, pero eso no lo faculta a usar los fondos públicos para hacer regalos a mansalva. Eso es populismo del más berreta.

Ahora bien, la pregunta de cajón es: ¿Dónde están los controles de la oposición política en La Paz? Cric, cric, cric, cric. Parece ser que allí funciona al dedillo aquello de que "no hay nada más oficialista que un concejal de la oposición".

A este intendente le molestan de manera particular las opiniones de la prensa sobre el que ha sido su principal acto de gobierno: el regaloneo. "Los periodistas se erigen en comisarios de particularidades que no les competen", ha dicho.

¿Sabrá Ubieta que el control de los actos de gobierno -y en general del poder- es uno de los ejes centrales de la labor periodística y que esa tarea está asegurada por la Constitución?

Ubieta lo ve de otra manera. Apunte esta frase suya: "A mí me votaron para que tome decisiones y no para que haga interconsultas con algunos periodistas sobre si está bien o está mal tomar tales decisiones. Hacer regalos en Reyes a todos los niños del departamento es una decisión política que no voy a cambiar y la sostendré mientras dure mi gestión, Y esto no es para ganar votos".

En El candor del Padre Brown, el novelista y periodista inglés Chesterton le hace decir al famoso curita e investigador, cuando este descubre las malas artes de un personaje, lo siguiente: "Atacó usted la razón; y eso es de mala teología".

Temas relacionados: