El gobernador Rodolfo Suarez no estuvo este viernes en la asunción del nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric, pero le envió una carta en la que le envía su saludo fraternal y aclara que "no fue invitado a ser parte de la delegación oficial de la República Argentina" que participó de los actos oficiales en el país trasandino.

La misiva está fechada este viernes y lleva la firma del mandatario provincial. "Tengo el agrado de dirigirme a usted en mi carácter de gobernador de Mendoza con el objeto de hacerle llegar mi saludo fraternal y mis mejores augurios en esta oportunidad", comienza el texto.

Suarez destacó en el escrito que "Mendoza mantiene un histórico vínculo de hermandad con la República de Chile, y constituye la más importante vía de comunicación terrestre entre ambas naciones" y subrayó "la total disposición para encarar todas las acciones" que propendan a afianzar el vínculo.

"Desaires" y discusión

No es la primera vez que el Gobierno de la provincia deja traslucir su incomodidad por las invitaciones y "des-invitaciones" del oficialismo nacional. De hecho, la delegación que acompañó al presidente a Chile incluyó solamente a una mendocina, la legisladora Liliana Paponet (Frente de Todos).

También es verdad que desde algunos sectores apuntan que no habría sido imposible que Suarez gestionara su propio pase a los actos oficiales. Después de todo, referentes mendocinos como José Octavio Bordón o Carlos Enrique Abihaggle han sido embajadores en el país vecino y quizá habrían allanado con facilidad el acceso a una comitiva local o, al menos, un lugar en el protocolo.

Por otra parte, Nación no envió a los festejos vendimiales a ninguno de sus responsables políticos de primera línea. Sólo a los ministros de Agricultura -Julián Domínguez- y de Turismo -Matías Lammens-. Todo eso puede haber gravitado en el ánimo de Suarez a la hora de escribir su carta.

Aquí, el texto completo:

Chile.pdf

Temas relacionados: