Embed      

El cierre de lista pudo provocar la ira de más de un funcionario o referente del peronismo que se quedó afuera y seguramente habrá quien militó por la fórmula única que nunca llegó. Por eso, para limar enojos, entusiasmar a la militancia, y a la vez cerrar fisuras internas por las que pudiera colarse el radicalismo, los dos precandidatos a la gobernación del PJ acordaron este lunes hacer una selfie juntos, como claro mensaje de que habrá sana convivencia de cara a las PASO.

 Embed      

Alejandro Bermejo y Anabel Fernández Sagasti, junto a sus jefes de campaña, Adolfo Bermejo y Lucas Ilardo, eligieron un café de Ciudad para sellar con una foto casera la paz con la que pretenden desarrollar lo que resta de la campaña que recién inicia.

"El cierre de listas siempre deja a gente disconforme o enojado, eso pasa en todos los partidos. Por eso nos parecía que esa foto podía contribuir a que en el peronismo todos nos pongamos a trabajar juntos por esta campaña y que las PASO terminen con una gran unidad como ocurrió en el 2015", se sinceró Adolfo Bermejo, quien en aquella oportunidad era el candidato del PJ a la gobernación. 

El senador provincial y jefe de campaña de su hermano Alejandro, recordó que en esa elección el peronismo pudo capitalizar los votos de todos los sectores internos que compitieron en las PASO y de hecho sumar un punto más. Eso no ocurrió en las legislativas del 2017 en donde el PJ sufrió en las elecciones generales una fuga importante de votos que había conseguido en las internas. 

Además, aunque no lo asuman públicamente, la foto también pretende sellar fisuras por las que pudieran colarse los referentes radicales o sus opiniones valorando a uno u otro de los candidatos y metiéndose así en la interna peronista, tal cual hizo días atrás el precandidato oficial, Rodolfo Suarez, quien resaltó: "Veo a Anabel Fernández Sagasti como rival en las próximas elecciones. A Bermejo no lo veo con la garra que hay que tener para esto".

La frase provocó la respuesta de ambos candidatos, y fue Sagasti quien salió en defensa del intendente de Maipú y sobretodo a marcarle la cancha a Suarez, mandándolo a dirimir su propia interna y dejar que el PJ haga lo propio. 

 Embed