La incertidumbre económica y la consecuente especulación nos están frenando la obra pública de la comuna, que es el 50% de la obra pública de la provincia. Yo no pido subsidios, pido que normalicen la economía para que los que trabajamos podamos seguir trabajando. La actividad de la obra pública genera mucho trabajo y eso hay que cuidarlo, si realmente le interesa al Gobierno nacional hay que apuntalar ese sector", remarcó, enfático, el intendente de Guaymallén, Marcelino Iglesias.

Te puede interesar...

"Las empresas vienen a plantearme que no pueden hacer una alcantarilla si no tienen hierro, y pasa que hoy el hierro no tiene precio, nadie en un corralón quiere arriesgarse a vender a un precio tal porque no sabe a qué precio deberá reponer la mercadería. Eso está tentando contra las empresas de construcción que son generadoras de mano de obra", sinceró el jefe comunal.

El hecho de que una obra se frene tiene consecuencias directas en la cantidad de personas que se emplean para esa tarea y los despidos o desvinculaciones son las primeras decisiones que se toman ante la falta de rentabilidad.

"Una empresa que trabajando a un ritmo sostenido empleaba a 8 cuadrillas de personal, a fin de mes trabajará sólo con 5 cuadrillas porque no se justifica aquella cantidad de empleados y porque las empresas están crujiendo financieramente", ejemplifican desde la comuna.

"Hoy todas estas obras son un gran interrogante, entre ellas el tramo 3 y 4 del carril Godoy Cruz, por ejemplo, y lo peor es que nadie sabe a ciencia cierta cuando se normalizará esto. Que no lo sepa yo que soy el intendente de una comuna se entiende, pero que no lo sepa el presidente ni el ministro de Economía, eso es grave y desconcertante", disparó Iglesias.