Policiales Viernes, 8 de diciembre de 2017

Violación en Al Sur: indagarán en las listas de RRPP y quieren ver si la joven fue drogada

La víctima puso un abogado querellante impulsando el expediente que hasta el momento está lejos de dar con el agresor. Las nuevas medidas que se tomarán.

Hace poco más de un mes, gran parte de la sociedad se mostraba conmocionada por un caso de abuso sexual ocurrido en un reconocido boliche de Chacras de Coria. La causa sumará nuevas pruebas en los próximos días con un sólo objetivo: dar con el autor del ataque sexual, aunque el camino se ha tornado cuesta arriba para los investigadores.

En las últimas semanas, la familia de la joven de 21 años que fue vejada en el local Al Sur presentó un abogado querellante, lo que ha dado impulso al expediente. Es que hasta el momento, la fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo parece estar lejos de dar con el autor del hecho.

Como primera medida, el abogado Fernando Peñaloza solicitó una lista con los relaciones públicas del establecimiento bailable. Sucede que, según se ha reconstruido en el expediente, el vejamen ocurrió en un sector de la propiedad donde no se puede acceder comprando la entrada -tal como sucede en una VIP-, si no que es para un grupo reducido de personas afines al lugar.

La idea de los pesquisas es revisar las fotos de los hombres que figuran en la lista y esperar que la víctima identifique a alguno de ellos. Fuentes judiciales señalaron que la mayoría de las personas que tienen ese acceso son mujeres, lo que reduce bastante el listado.

En paralelo, se solicitó una inspección ocular en la discoteca para que tanto la joven abusada como sus amigas que concurrieron esa noche sean más claras en sus relatos, ya que existen algunas imprecisiones al respecto -tiene muchos desniveles y distintos sectores- y en el expediente solamente hay un plano de la propiedad. La fiscal Rumbo todavía no le pone fecha a esa prueba.

Los videos

Las grabaciones de las cámaras de seguridad se han convertido en un punto crucial en la causa, que incluso determinó que se abriera otro expediente penal cuando se robaron del boliche una computadora con el material audiovisual días después de que se radicara la denuncia por abuso sexual.

Si bien el propietario del comercio presentó días después unos archivos que estaban alojados en un servidor remoto, poco ayudó en la causa. Distintas fuentes ligadas al caso aseguraron que se trata de las grabaciones pero solamente en las primeras horas de la madrugada. Se puede ver la llegada de la víctima al boliche, algunos minutos de su estadía pero no cuando toma contacto con el agresor sexual. Tampoco hay imágenes del robo cometido días después. Incluso se está investigando si el material fue editado.

Las amigas de la joven fueron citadas para ver estos videos pero no pudieron aportar datos de importancia respecto al sospechoso. Mismo resultado se espera que ocurra cuando la víctima visualice las últimas grabaciones.

La familia de la denunciante tuvo una reunión con el procurador adjunto Gonzalo Nazar y le pidió que el expediente por el robo de las grabaciones se acumule al del abuso sexual. "En la causa del robo podría desprenderse un encubrimiento relacionado con el delito principal, por eso solicitamos que se investiguen juntas", detalló Peñaloza.

Toxicológico

En su versión, la joven de 21 años recuerda los primeros minutos que tomó contacto con el violador y aseguró que la única bebida alcohólica que ingirió en el boliche fue proporcionada por esta persona.

Según establecieron los peritos, la víctima tenía menos de 0,5 gramos de alcohol en sangre. Esto representa una cantidad inferior a la permitida por la Ley de Tránsito para conducir, lo que evidencia que no pudo haber perdido el conocimiento por este motivo.

La parte querellante quiere realizar un peritaje toxicológico para establecer si tenía en su cuerpo alguna droga que le pueda haber proporcionado el abusador. Por esto buscarán recuperar las muestras de sangre que se tomaron cuando se realizó la denuncia y realizar el estudio en forma privada. Sucede que el Cuerpo Médico Forense (CMF) no tiene los elementos necesarios, como por ejemplo un reactivo para determinar si fue drogada con burundanga -estupefacientes que quita la voluntad-.

Más noticias