Policiales
Lo dijo profundamente dolorida Sara Viudez, esposa de Juan Manuel (62) y madre de María Laura Viudez (39), quienes murieron en el Acceso Este al ser embestidos por Adrián Ocampo Cazón (40), quien está prófugo

“Pido a la sociedad que no nos quedemos con que matan a un ser querido”

Por UNO

Catherina Gibilarocgibilaro@diariouno.net.ar

 “Pido a la sociedad que no nos quedemos con que matan a un ser querido, borracho y a contramano. Luchemos para que los jueces cambien las carátulas y no quede como homicidio culposo, y menos aún posibilitar que el autor se escape”. Lo dijo ayer a UNO profundamente dolorida Sara Viudez, esposa de Juan Manuel (62) y madre de María Laura Viudez (39), quienes murieron en el Acceso Este al ser embestidos por Adrián Ocampo Cazón (40), quien está prófugo,

Ahora el Ministerio de Seguridad ofrece una recompensa de $30.000 para quien aporte datos sobre el fugitivo, acusado de haber matado a padre e hija en un accidente que protagonizó circulando borracho y a contramano con su auto en el Acceso Este en Guaymallén en febrero del 2013.

Por ahora este imputado de homicidio con dolo eventual, que prevé una pena de 8 a 25 años, no afrontará la Justicia por la razón de que se escapó y nada se sabe de él.

Cuando ocurrió el hecho, el conductor que provocó la tremenda tragedia fue imputado de homicidio doloso por la fiscal Claudia Ríos, pero la jueza de garantías Alejandra Mauricio entendió que se trataba de un homicidio culposo, por lo cual recuperó la libertad dos meses después.

El caso no se quedó estancado porque Ríos apeló ante la cámara y la fiscal Paula Quiroga sostuvo que ella tenía razón. No pensaron igual los otros integrantes de la cámara, quienes le pidieron a la fiscal de Delitos Complejos más pruebas, que originaron una serie de medidas, entre ellas la reconstrucción del hecho. Una vez presentadas, la cámara integrada por Luis Correa Llano, Ramiro Salinas y Alejandro Miguel coincidieron con Ríos  y en la calificación que le había endilgado a Ocampo Cazón.

 Sin embargo, y dado que el imputado cumplía con las reglas establecidas para permanecer en libertad, o sea firmar ante la cámara tres veces por semana, el juez de garantías Ariel Spektor, con fecha 15 de julio de 2013, dispuso que siguiera libre porque “no había riesgo procesal” y le impuso una fianza personal de $10.000; también que firmara cada 15 días ante la Justicia,

Pero cuando Ríos elevó el caso a juicio con la grave imputación, el acusado desapareció .

El abogado querellante que representa a la familia de las víctimas, Estacio Cremaschi, dijo que el hombre “tiene captura nacional e internacional” dado que puede haber regresado a Bolivia, su país de origen.

Por otra parte, el letrado y la familia de las dos víctimas  lograron que la Legislatura, a través del diputado Daniel Cassia, eleve en las próximas horas un pedido de informe a la Justicia con el objetivo de conocer los detalles del expediente y los motivos que llevaron a la libertad de Ocampo Cazón.

Dejá tu comentario