Diario Uno > Policiales

No hay condenados por su muerte

Ni balas ni armas ni otro tipo de pruebas pudo encontrar la policía la tarde del 20 de diciembrecuando Emir Manzur fue asesinado de un certero balazo en el pecho, en un intento de robo en el

barrio Pedro Molina, de Guaymallén. El caso atravesó dos juicios, pero en ambos casos los acusados

Te puede interesar...

fueron absueltos.

Al recorrer la zona, sólo se dio con un testigo ocular que aseguró –en el segundo juicio por

el crimen– que había visto a dos jóvenes armados deteniendo el auto de la víctima y que pudo

observar cuando uno de ellos disparaba contra el joven de 19 años. Su acompañante, Darío Traico,

también fue baleado.

Esa tarde Emir le había pedido el auto a su madre y con ese Peugeot 306 pasó por la casa de

su novia pero no la encontró. Después fue a lo de otro amigo, pero tampoco lo halló. En el tercer

intento habría pasado por la casa de Darío Traico, en donde se demoró 15 minutos.

Emir llevaba unos tickets que le había dado su madre para comprar ropa, pero en un momento

algo pasó y el joven desvió su destino y llegó hasta calle Mariano Moreno del barrio Pedro Molina

IV, en donde según dijo Traico en el juicio, él bajó a comprar marihuana.

En ese lugar, de acuerdo con el testimonio del testigo de identidad reservada, quien vio el

suceso desde la esquina de Moreno y Venezuela, aparecieron dos jóvenes que él identificó como

Francisco David De la Guarda Torres (26) y su medio hermano Exequiel Rodríguez Torres (21). Siempre

siguiendo los dichos de este testigo ocular, De la Guarda Torres se ubicó al lado de la ventanilla

del acompañante y Rodríguez Torres al lado de Manzur.