Diario Uno Policiales

Ocurrió en Tandil. Los investigadores dudan de lo que sucedió por la forma en la que el disparo entró en el cuerpo de la víctima.

Murió una mujer policía luego de discutir con su novia e investigan si fue suicidio o asesinato

Por UNO

Todos los indicios apuntan a que la sargento Anahí Virginia Suárez, de 29 años, se suicidó en las primeras horas de este lunes. Pero una duda asalta a los investigadores: la extraña modalidad de disparo que habría elegido la víctima, un balazo en el pecho.

Se sabe que Suárez, además de ser sargento de policía, estaba en pareja con una mujer de entre 30 y 40 años. También se sabe que el domingo por la noche fueron a bailar a la bailanta Sol, donde habrían discutido ácidamente. Y que cuando la música bajaba el volumen y la madrugada era casi un hecho ambas se trasladaron al departamento de la mujer policía, en la calle 9 de Julio 1462 de la ciudad de Tandil.

Seguir leyendo

Se cree que la discusión continuó en la intimidad de la vivienda. Además está comprobado que un tercero llegó en el preciso momento en el que sonó un disparo.

Se trataba de un amigo que había dejado su moto en ese lugar y se encontró el terrible cuadro: la mujer policía yacía en el piso con un balazo que le había entrado por el pecho y le había salido por la espalda. El hombre está fuera de sospecha porque se lo peritó y no hay restos de pólvora en sus manos.

En estas horas es la pareja de Suárez, la mujer de entre 30 y 40 años, enfrenta una prueba crucial pero no definitiva: el dermotest que la desvincularía o no de su eventual responsabilidad en el hecho.

El fiscal Luis Piotti tiene a su cargo las actuaciones pertinentes de la causa caratulada, por ahora, como ”Averiguación de Causales de Muerte”. Falta la autopsia y falta, también, el informe de la Policía Científica sobre los rastros hallados en el lugar del hecho.

Si todos los indicios apuntan al suicidio, un detalle a tener en cuenta preocupa a los investigadores: la forma en que la sargento decidió poner fin a su vida. Según los peritos, un tiro en el pecho implica manipular el arma de una forma precisa, con ambas ambos y hasta con cierta frialdad a la hora de la ejecución.