Diario Uno > Policiales

Momentos de terror vivieron los pasajeros del hotel boutique

El pánico fue lo que reinó en el hotel Cavas Wine Lodge luego del temerario asalto protagonizado por la numerosa banda.Apenas los delincuentes se fugaron, los gritos y el llanto de las víctimas se soltaron.Minutos después un móvil policial llegó hasta el lugar y solicitó una ambulancia para que asistieran al guardia, quien había recibido una tremenda golpiza de parte de los asaltantes. Dadas las lesiones que presentaba el hombre debió ser trasladado hasta la Clínica Luján, ubicada en calle Alvear.En tanto, al menos una decena de los turistas alojados allí no dudaron en tomar lo poco que les había quedado después del robo y decidieron trasladarse hasta el hotel Hyatt.Ayer Diario UNO llegó hasta el prestigioso hotel y desde allí confirmaron que las personas que llegaron a la medianoche, provenientes del hotel Cavas Wine Lodge, habían ocupado cuatro habitaciones. Esos pasajeros, entre los que habían ciudadanos estadounidenses, a primera hora de ayer compraron sus pasajes de avión y abandonaron la provincia.En tanto hasta el cierre de esta edición aún no se conocía la totalidad de los objetos robados a todas las personas que estaban hospedadas en el hotel Cavas.Sí trascendió que un celular de marca inglesa fue encontrado dentro de la Ford EcoSport secuestrada en el barrio Paulo VI de Godoy Cruz.Sortearon la seguridadEste no es el primer ataque sufrido por el prestigioso hotel enclavado en medio de viñedos y con una vista preferencial de la precordillera.El 27 de febrero pasado, unos 50 invitados al casamiento de una pareja estadounidense pasaron un pésimo momento cuando en medio del festejo una banda de encapuchados irrumpió en el hotel.Allí no se salvaron ni los empleados y todos debieron entregar a fuerza de amenaza todo cuanto llevaran en los bolsillos. En esa oportunidad los delincuentes se alzaron además con las computadoras y las cámaras digitales de las víctimas que trataban de retratar el casamiento.El mismo sabor amargo le quedó a una pareja –él de origen brasileño y ella oriunda del Líbano– cuando descubrieron que de su habitación del mismo hotel Cavas les habían robado dos valijas en las que llevaban unos U$S1.500 y una notebook, entre otras pertenencias.Esos golpes llevaron a los propietarios del exclusivo hotel a reforzar las medidas de seguridad intentando frenar así a la delincuencia local.Así fue que antes de llegar al edificio del hotel se colocó una barrera de seguridad electrónica que es comandada por un guardia apostado en una casilla. En ese lugar también hay un portero eléctrico con cámara que permite identificar a todo aquel que pretende llegar al hotel.Sin embargo, aún no está claro si en el momento del atraco la barrera estaba levantada o si los delincuentes la burlaron ingresando por la finca con la que linda el hotel.

Te puede interesar...