Diario Uno > Policiales > Mataron

Mataron a escobazos a un hombre en una riña vecinal

Mataron a escobazos a un hombre en una riña vecinal. La víctima, de 36 años, fue agredida por un sujeto y por su sobrino, quienes luego finalizaron detenidos

Mataron a escobazos a un hombre en una riña vecinal. El tremendo crimen sucedió en la localidad bonaerense de Guillermo Enrique Hudson, en el partido de Berazategui. La víctima, de 36 años, fue agredida por un sujeto y por su sobrino, quienes luego finalizaron detenidos. Gente del barrio, en un acto de justicia por mano propia, prendieron fuego la vivienda de los homicidas.

Como saldo de una violenta discusión vecinal, un hombre, de 36 años, fue salvajemente asesinado a golpes con un palo de escoba por un individuo y por el sobrino de éste. El tremendo suceso se registró en la localidad bonaerense de Guillermo Enrique Hudson, en el partido de Berazategui, y la gente del vecindario incendió la vivienda de los homicidas. Los efectivos policiales lograron detener a los responsables del crimen.

Te puede interesar...

Voceros del departamento judicial de Quilmes revelaron a que la infortunada víctima fue identificada como Mario Brau, de 36 años.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el hecho se descubrió cuando miembros del Comando Patrulla (C.P.) de Berazategui, a raíz de haber recibido una denuncia al número telefónico de emergencias 911, arribaron a la esquina del Camino General Belgrano (la ruta provincial 1) y la calle 52, donde localizaron el cuerpo sin vida de Brau, que yacía semidesnudo y que presentaba diversas heridas tanto en el cuello como en la región del torso.

Trascendió que Brau había sido agredido a golpes por un sujeto, de 31 años, y por su sobrino, de 17, quienes se dice que lo atacaron sin piedad mediante la utilización de un palo de escoba y debido a viejos problemas barriales.

Gracias a los distintos datos aportados por gente del vecindario, los servidores públicos de la comisaría de Guillermo Enrique Hudson lograron apresar a los autores del brutal ilícito, quienes fueron localizados en una vivienda situada en el cruce de 58 y 118.

Momentos después, familiares del occiso y habitantes del lugar decidieron concretar un acto de justicia por mano propia, oportunidad en la que prendieron fuego el domicilio habitado por estos criminales.