Policiales Viernes, 6 de julio de 2018

Le robaron a un fotógrafo todo su equipo de trabajo

Marcelo Aguilar y Esteban Ruiz se encontraban realizando una producción multimedia en el Banco de Alimentos, en calle Minuzzi de Godoy Cruz. Y sufrieron el atraco.

Un particular robo sufrieron dos trabajadores en la jornada del jueves en Godoy Cruz, mientras desarrollaban sus labores. Fue a plena luz del día, sin que nadie advierta nada.

Marcelo Aguilar y Esteban Ruiz se encontraban realizando una producción multimedia en el Banco de Alimentos, en calle Minuzzi de Godoy Cruz, en horas del mediodía. Llegaron alrededor de las 13 y estacionaron una camioneta en la playa de estacionamiento del frigorífico Aconcagua.

Con total tranquilidad dejaron el rodado en el lugar, ya que quedó al lado de una garita de seguridad. Cuarenta minutos más tarde les avisaron que les habían abierto el vehículo. Cuando fueron a ver qué sucedía, advirtieron que les sacaron unos bolsos que habían quedado guardados en los asientos traseros, en los cuales guardaban equipos para trabajar.

La camioneta tiene vidrios polarizados y la abrieron por la ventanilla del conductor. Aguilar sufrió la pérdida de dos cámaras de fotos, cinco lentes, un flash, dos extender, un intervalómetro y tres radios. Además, le llevaron otra mochila con $10.000 y documentación.

Observando las cámaras de seguridad del frigorífico, se vio en esos momentos estacionando un vehículo marcha atrás en el puente y algunos sujetos en la zona. También se ve que a otro rodado le rompen el vidrio y se llevan un maletín.

El hecho ha generado sorpresa por la manera en que se movieron los delincuentes, en pleno mediodía y con muchos transeúntes. Justo en el instante del robo la garita de seguridad estaba vacía, ya que uno de los guardias se había ido y su remplazo aún no llegaba.

La denuncia se radicó en la Comisaría 27. Quien tenga alguna información sobre los equipos robados pueden comunicarse con Aguilar al 2616474477.

Aguilar, ex Diario UNO, destacó la solidaridad de amigos y colegas que le ofrecieron sus equipos para que pudiera seguir trabajando, y hasta de personas que no conocía que ofrecieron ayuda por las redes sociales.