Le cortó la cabeza a su padre y después se sacó selfies con ella. Fernando Jara asesinó con saña a Orlando -su padre- y luego lo decapitó. No contento con esto, se sacó fotos con la cabeza y se la envió a un amigo. El truculento hecho sucedió en la localidad de Zapala, Neuquén. El abogado defensor, argumentó que lo hizo en defensa propia por los años de violencia familiar a los que el padre sometió a él, su madre y hermanos.

El letrado que sostiene la defensa de Fernando Jara, sostiene en sus argumentos que su defendido estaba en un estado de necesidad exculpante y que por lo tanto no cometió ningún delito. Neuquén está conmocionada por el juicio.

Te puede interesar...

El 26 de enero del 2020 Fernando Jara comenzó a golpear con un caño de hierro a su padre Orlando hasta quitarle la vida. La víctima no se defendió y solo se quedó en posición fetal mientras su hijo lo golpeaba con saña. Mientras lo golpeaba, le recriminaba conductas que el padre había tenido durante la vida.

Con el cuerpo ya sin vida, el hijo finalmente le cortó la cabeza. Luego se sacó una foto con su celular y se la envió a un amigo. La estrategia de la defensa es decir que Fernando lo hizo por "instinto de supervivencia", ya que el padre había sometido tanto a él, sus hermanos y madre, a malos tratos y golpizas durante años.

La madre y esposa del fallecido, Hilda Acuña, relató que durante décadas sufrió agresiones por parte de Orlando.

El tribunal lo preside la jueza Carolina García, y lo integran la jueza Bibiana Ojeda y el juez Diego Chavarría Ruiz. El fiscal es Marcelo Jofré.