Viernes, 10 de marzo de 2017

La escena de película que se vivió segundo antes del secuestro de los 1.700 kilos de marihuana

Un joven buscado por la Justicia amenazó con una granada a un grupo de policías. La droga fue contabilizada y supera los 24 millones de pesos.

Una escena digna de película se vivió en la tarde del jueves en los segundos previos a que la Policía de Mendoza incaute el mayor cargamento de marihuana en la historia de la provincia. Un delincuente amenazó con volar a los uniformados con una granada y de esta forma logró escapar.

Es que las autoridades llegaron hasta los 1.730 kilogramos casi de casualidad. Todo fue gracias a efectivos de la División Búsqueda de Prófugos, quienes estaban tras los pasos de un peligroso delincuente. Se trata de Andrés Ezequiel Tello Yacante (26), el hijo de un hombre reconocido por asesinar a un narco colombiano y que tiene un pedido de captura en una causa que lo investiga por balear a un menor de 17 años -ver aparte-.

Los investigadores estaban tras sus pasos y sabían que Tello iba a acudir en la tarde del jueves a un domicilio ubicado en el interior de barrio Aeroparque, en Las Heras, aunque no sabían el motivo -luego determinaron que fue para comprar droga-. Los miembros de Búsqueda de Prófugos se apostaron en las inmediaciones del lugar y montaron una vigilancia esperando al joven con extrema seguridad, ya que es conocido por no tener límites al momento de evadir a la Justicia.


Hasta el lugar llegó Tello en su característico Peugeot 207. Al descender del rodado, fue abordado por los policías que lo estaban esperando. En ese momento el joven sacó del bolsillo de su bermuda una granada FMK2. Los uniformados ya sabían que portaba este explosivo de guerra gracias a tareas de Inteligencia Criminal.

Según comentaron fuentes policiales, Tello amenazó en reiteradas ocasiones con detonar la granada. "Si se acercan los vuelo a todos a la pija", gritó una y otra vez, mientras amagaba a lanzarla con su mano. En uno de los movimientos, el personal policial creyó que había arrojado la granada y se pusieron a resguardo detrás de vehículos y en las acequias.

Esa maniobra fue aprovechada por Tello, se metió en el interior del domicilio y continuó su fuga por los techos. Cuando los efectivos notaron que no había tirado la granada, ingresaron en la propiedad ya que Tello dejó la puerta abierta. El grupo se dividió en dos: uno continuó tras los pasos del malviviente y el otro se quedó en el inmueble al notar la presencia de las drogas.

Tello logró escapar ya que continuó amenazando con que si se acercaban iba a explotar la FMK2. De esta forma, fue perdido de vista por los uniformados que nada pudieron hacer en resguardo de la integridad de los habitantes y de ellos mismos.

Quien sí fue atrapado en el lugar es Abel Cilauro, un hombre que se encontraba en el domicilio donde los paquetes de marihuana estaban ocultos dentro de bolsas de alimento para perro. Ahora quedó a disposición de la Justicia Federal, aunque los pesquisas creen que sólo custodiaba el lugar de acopio.


La familia Tello

En 2012, Marcelo Casca Tello, oriundo del barrio Lihué de Guaymallén, fue condenado junto a un ex policía a prisión perpetua en Santiago del Estero. El hombre fue sindicado en el asesinato de Michel Agudelo Córdoba, un narcotraficante colombiano que recibió dos disparos en marzo de 2008.

Tello tenía dos hijos reconocidos en el hampa local. Uno era Marcelo Tuli quien se quitó la vida de un disparo a sus 19 años, en una casa en Guaymallén en 2011. Este joven tenía antecedentes por amenazas, encubrimientos y lesiones.

Su otro hijo es Andrés Ezequiel, a quienes las autoridades policiales definen como un "joven al que no le importa nada". En su perfil de Facebook recuerdo a su hermano con una foto donde posa con dos escopetas y ha circulado una imagen donde se lo ve a Andrés portando la granada en cuestión.

Este joven está buscado por atacar a disparos a un chico de 17 años en los primeros días de diciembre pasado. Su cómplice fue Enrique Flores (18), más conocido como Champol, un joven que desde que tiene 15 años ha estado sindicado en tres homicidios en Guaymallén y varias causas por otro tipo de delitos. Champol quedó privado de su libertad por el tiroteo al menor de edad.


Golpe histórico

Tras el exitoso secuestro en el barrio Aeroparque, las autoridades contabilizaron 1.982 ladrillos de marihuana, totalizando 1.730 kilogramos, valuados en Mendoza en más de 24 millones de pesos. De esta forma, el del jueves se convirtió en el golpe al narcotráfico más importante en la historia de la provincia.

Este viernes continuaron los allanamientos y los pesquisas de la Dirección General de Lucha contra el Narcotráfico buscan determinar la banda que movía esta cantidad de cannabis sativa. Según comentaron fuentes policiales, los estupefacientes iban a ser vendidos en la provincia aunque luego intentarían pasarlo a Chile, donde aumentan considerablemente su valor.

Por el momento no hay más detenidos, aunque aseguraron que estaría vinculado con los 100 kilogramos de marihuana que fueron hallados en un Peugeot 207 que volcó el miércoles pasado en Ciudad.

Más noticias