Policiales Martes, 16 de febrero de 2016

Investigan si un hincha de la Lepra mató a un joven por ser del Tomba

Se trata del homicidio de Adrián Bravo (26), baleado en el barrio Villa del Parque. Otro hipótesis está vinculada al narcomenudeo.

En las primeras horas de este miércoles se espera que Lucas Sánchez se imputado por el asesinato de Adrián Bravo, un joven de 26 años que fue ultimado a disparos en un tiroteo en Godoy Cruz. Las hipótesis sobre el motivo del ataque van desde una disputa por venta de estupefacientes hasta enfrentamientos por causas futbolísticas.

El barrio VIrgen del Valle, ubicado cerca del Hospital Lencinas, se mostró convulsionado en las últimas horas del lunes tras la balacera que acabó con la vida del joven. Pero todo continuó en la mañana y tarde este martes, cuando continuaron los enfrentamientos entre dos facciones.

El caso fue tal que un grupo de personas incendió la casa de Lucas Sánchez, a quien señalaron como el autor del homicidio. Entre corridas y gritos, personal de Bomberos y Cuerpo de Infantería se apostó en el lugar para calmar la situación.

Lo cierto es que en medio del conflicto, el hermano de la víctima fatal le señaló a las autoridades quien sería el autor del homicidio. Cuando personal policial logró individualizarlo intentó detenerlo, aunque el joven salió corriendo y se metió en la casa de dos mujeres.

Las propietarias, que nada tienen que ver con el asunto, autorizaron a los uniformados a entrar al inmueble y de esta forma lograron atraparlo cuando corría por los techos de una vivienda vecina.

Lucas Sánchez quedó a disposición del fiscal Lauro Monticone, quien ordenó una serie de medidas para avanzar en el esclarecimiento del crimen. Entre ellas, se realizará un guantelete para determinar si el joven tiene rastros de pólvora entre las manos.

Hasta el momento, la principal prueba en su contra es el testimonio del hermano de Adrián Bravo, quien además es testigo presencial del hecho. Se espera que durante la jornada del miércoles, Sánchez sea imputado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

En contraparte, durante los enfrentamientos algunos lugareños aseguraron a las autoridades que el joven no era el autor del hecho y que quien disparó fue otra persona, aunque estos testigos no quisieron dar mayores detalles ni aportar su versión en sede judicial.

Dos hipótesis

Fuentes judiciales y policiales trabajaron arduamente en las últimas horas y hasta el momento son dos las versiones que explican la balacera que terminó con la vida de Bravo.

Una de ellas, y la más fuerte, es que desde el entorno de la víctima y del victimario tenían problemas de vieja data porque ambos buscaban liderar la venta de estupefacientes en la zona. Esto en base a distintos testimonios que se escucharon durante el conflicto barrial.

La otra versión, que también tiene su sustento en personas que viven en la zona, es una división de la barriada por colores futbolísticos. La mitad norte del barrio son hinchas de Independiente Rivadavia y la mitad sur de Godoy Cruz.

Sin ir más lejos, en las redes sociales la víctima se mostraba simpatizante del Tomba, al contrario del principal sospechoso, que es hincha de la Lepra.

Asesinado

Adrian Alfredo Bravo murió minutos antes de la medianoche del lunes cuando estaba internado en el Hospital Central. Un par de horas antes había ingresado al Hospital Lencinas con una herida de arma de fuego en el abdomen.

Según la primera información, el joven estaba caminando con su hermano por la manzana 6 del barrio Virgen del Valle cuando fue increpado por otro grupo de jóvenes, con quienes tenía diferencias de vieja data. En el lugar se produjo un tiroteo -se levantaron cerca de 12 vainas servidas- y Bravo se llevó la peor parte.

Más noticias