Diario Uno Policiales

Bautista Languinen, de 1 año y 7 meses, ingresó con fractura de cráneo y otras lesiones, y pasó a terapia intensiva. Secuestraron su historia clínica. La Justicia allanó su vivienda y podría imputar a la madre.

Investigan a la familia del nene golpeado que falleció en el Notti

Por UNO

Por Enrique Pfaab epfaab@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Falleció ayer a la tarde el bebé de 1 año y 7 meses que estaba internado en el Notti con lesiones graves producidas por golpes.

La Justicia ordenó secuestrar las historias clínicas y allanó la casa de la familia, en busca de indicios que permitan establecer si los padres o algún familiar tienen responsabilidad en el caso.

El pequeño Bautista Languinen falleció ayer a las 17.10 en la sala de terapia intensiva del hospital pediátrico Humberto Notti como consecuencia del severo traumatismo de cráneo por el que había sido internado 24 horas antes, después de haber sido atendido en un centro de salud y en el hospital Perrupato.

En las últimas horas, el titular de la Unidad Fiscal de San Martín, Martín Scattareggi, le ordenó al personal policial que allanara el domicilio de los padres del pequeño, en el barrio Ramonoff, de Palmira.

Allí, los efectivos secuestraron algunas prendas y otros elementos, que no serían suficientes como para establecer si el niño fue golpeado o si las lesiones fueron producto de alguna caída accidental.

Además incautaron las historias clínicas del pequeño que había en el centro de salud y en el Perrupato, y extrajeron copias de los informes médicos que elaboraron los facultativos que atendieron al niño durante sus últimas 24 horas de vida.

La madre ya declaró ante la Justicia, pero sus dichos fueron mantenidos en estricta reserva, aunque no surgirían de ellos demasiados elementos y el fiscal está tratando por estas horas de completar el cuadro con la necropsia de los forenses.

Esta pericia sería trascendental, ya que con ella podría establecerse si el cuerpo tiene lesiones anteriores y si el niño fue objeto de maltratos.

Ayer, si bien no se había librado ninguna orden de captura, en el barrio se decía que la madre del niño había desaparecido de allí, aunque no estaba en calidad de prófuga y había comparecido ante la Justicia cuando había sido requerida.

“Posiblemente se fue porque tuvo miedo de que la atacaran sus parientes o vecinos”, especuló ayer una familia cercana a la casa en donde ocurrió la tragedia.

La causa, que ayer todavía estaba calificada como hecho doloso, comenzó cuando la madre del pequeño, Natalia Marisel Languinen (21), llegó el sábado al centro de salud de Palmira para hacer atender a su hijo.

Los golpes que presentaba el niño pusieron en alerta a la médica de guardia, quien le consultó a la madre qué había ocurrido. Ésta respondió que el niño se había golpeado cuando estaba al cuidado de su abuela. La profesional le recomendó a la mujer que lo llevara al Perrupato y lo internara. Sin embargo, la madre no lo hizo.

Lo internó la abuelaEn cambio, la abuela del niño, María Luisa Flores (57), apareció en el mismo centro de salud con el niño en brazos y volviendo a solicitar atención por el cuadro ya evaluado.

La abuela contó que se lo había llevado su hija un rato antes para que lo cuidara, pero que decidió llevarlo al centro de salud debido a las evidentes lesiones que presentaba.

Lo que complica la situación de los padres del niño es que ya figura en el historial médico una lesión anterior.

El bebé ya había ingresado unos meses antes al hospital con un hombro fracturado. Esa vez, quien lo llevó a hacerlo atender fue uno de sus abuelos.

Además quedó evidenciado en la historia familiar que padres y abuelos se habían disputado la tenencia del niño y que la relación familiar era muy conflictiva.

Tormentos

►El nene fue llevado a un centro de salud de Palmira, donde la médica aconsejó su internación.

►La madre, quien lo llevó en el primer momento, hizo caso omiso a esta advertencia y se retiró del lugar sin dar explicaciones.

►Lo dejó en la casa de una de las abuelas, a quien le pidió que lo cuidara. Ésta, al ver los golpes, decidió llevarlo al hospital Perrupato, de donde lo derivaron al Notti.