Policiales

El joven de 19 años detenido fue imputado por el homicidio del policía en Las Heras

Por UNO

Jorge Exequiel Gil Rosalez (19) fue imputado por el delito de homicidio simple con dolo eventual, del cual resultara víctima el oficial inspector posmórtem Miguel Ángel García (29), quien estaba casado, padre de una nena y su esposa a punto de dar a luz.El deceso del joven oficial perteneciente a la Unidad Motorizada de Acción Rápida (UMAR) provocó un gran dolor no sólo dentro de la fuerza sino también en toda la sociedad, porque García iba en persecución de sospechosos –ambos tienen antecedentes por robo– cuando terminó chocando con su moto con un árbol en el barrio Cementista  II  de Las Heras, el jueves de la semana pasada.

El arresto de uno de los 2 sujetos a los que perseguían se produjo a unos 100 metros del lugar donde cayó malherido García, en la calle Los Tilos. El detenido fue identificado como Alejandro Barros (19), quien vive en el barrio San Martín de Ciudad e iba en el asiento posterior de la moto Honda 125cc.

De inmediato la policía lo puso a disposición de la fiscal de Las Heras Gabriela Chaves, quien lo imputó por desobediencia en concurso real con resistencia a la autoridad, y quedó libre.

Cuando posteriormente se produjo el arresto del Gil Rosalez,el sábado pasado, también en el barrio San Martín (manzana 36), la policía tuvo que perseguirlo por los techos porque había elegido ese método de fuga. Además de la grave imputación, que tiene una pena máxima de hasta 25 años, le endilgaron el delito de desobediencia en concurso real con resistencia a la autoridad.

Los dos detenidos no declararon una vez que fueron notificados de la acusación . Gil Rosalez  fue señalado como el conductor de la moto, que estaba a nombre de su tía. Ante la gravedad del hecho, y antes de imputar, la fiscal Gabriela Chaves pidió directivas a un superior, en este caso, por turno, al fiscal de cámara Darío Tagua. Las declaraciones de testigos fueron claves para que la fiscal le diera a Gil Rosalez la imputación más grave, que tiene de 8 a 25 años de  prisión. En un principio se pensó que el joven oficial había impactado solo contra el árbol pero esto fue desvirtuado precisamente cuando los testigos declararon que Gil Rosalez encerró a la BMW 650 de García y hasta había intentado patear al efectivo.

Esto sería lo que provocó que el joven oficial perdiera el dominio de la moto y terminara estrellándose contra el árbol. Su deceso debido a las gravísimas lesiones que sufrió se produjo en el trayecto al Hospital Central. 

Fue indescriptible la gran conmoción que se vivió a lo largo del paso del ataúd hacia el cementerio  Los Apóstoles, en El Algarrobal.

Dejá tu comentario