Diario Uno Policiales

Los pesquisas del asesinato de Teresa (65) y Hugo Montesinos (49) creen que el hombre pasó la noche con otro varón, ya que en su habitación había tarjetas de ofertas sexuales y un filme porno.

Buscan a un taxi boy como el autor del doble crimen de una madre y su hijo en la Sexta Sección

Por UNO

Rosana Villegasvillegas.rosana@diariouno.net.ar

Seguir leyendo

Un taxi boy podría ser el autor del doble crimen del hombre de 49 años y de su madre de 65, quienes fueron salvajemente asesinados a puñaladas en su casa de la Sexta Sección de Ciudad. En la habitación del varón la policía encontró una tarjeta de un musculoso joven que ofrecía servicios sexuales, un par de avisos clasificados en la misma tónica y en el DVD quedó puesta una película porno. Ahora se aguardan los resultados de análisis forenses para saber si se puede extraer una identificación de ADN de otros elementos que también aparecieron en ese sector de la casa.

Hugo Armando Montesinos (49) y su madre, Teresa Montesinos (65), fueron hallados asesinados en la mañana del 11 de mayo pasado en su casa de calle Francisco Moyano entre Newbery y Maure. Al hombre lo habían atacado en su habitación, había recibido más de 10 puñaladas y como si se tratara de un mensaje mafioso el agresor le había amputado el dedo anular de la mano izquierda. A su madre también la mataron a cuchillazos junto a su cama, que es donde habría sido sorprendida.

De la humilde vivienda no faltaba nada, por lo que desde un principio se descartó la posibilidad de que se tratara de un robo. Los investigadores sí pudieron establecer que Hugo había salido esa noche con sus amigos y un  primo, y fue este quien contó a los pesquisas que el grupo pretendía darle continuidad a la salida yendo a un bar, pero Hugo pidió que lo dejaran en su casa, supuestamente porque esperaba la visita de alguien.

Esa persona habría sido un taxi boy que efectivamente pasó por la casa esa noche. El escenario con que se encontraron los policías daba a entender que Hugo estuvo acompañado: su cama matrimonial estaba deshecha de ambos lados, en su mesa de luz se encontró una tarjeta de un hombre que ofrecía servicios sexuales, varios clasificados de la misma oferta y en el DVD de la habitación quedó puesta una película pornográfica. Además la víctima fue atacada salvajemente junto a su cama y el agresor, descalzo, dejó varias marcas de sus pisadas en las manchas de sangre que quedaron en el lugar.

Una de las hipótesis que barajan los pesquisas es que quizás Hugo llamó al agresor para tener un encuentro sexual y que en medio de la noche algo desencadenó el furioso ataque, del que también fue víctima su madre, quien ya dormía en otro sector de la vivienda, que además hacía de comedor.“Por la cantidad de puñaladas que recibió el hombre es muy probable que se haya tratado de un crimen pasional y que él representara el objeto de odio. A su madre posiblemente la mataron porque estaba allí en el momento del crimen y no podían dejarla vivir”, comentó uno de los efectivos abocados a la investigación del doble crimen.

Con esta premisa los policías secuestraron varios elementos de la habitación en busca de que el forense pueda analizarlos y ver si se puede obtener de ellos información de ADN que podría servir para dar con el asesino.

También se intervinieron algunos teléfonos que aparecieron en la escena del homicidio con la idea de saber con quién se comunicó Hugo esa noche. Hasta el momento la causa continúa sin detenidos.