Policiales Sábado, 16 de enero de 2016

Buscan a un cuidacoches de la Terminal por el crimen del linyera

La víctima, de unos 45 años, fue hallada sin vida en Guaymallén. Tenía un corte en el cuello y llevaría dos días muerta.

Un cuidacoches que trabajaría en la zona de la terminal en Guaymallén es por estas horas el principal sospechoso del crimen de un indigente que fue encontrado sin vida en una de las laterales del Acceso Este.

La víctima, que tendría unos 45 años y llevaba unos dos días muerta, tenía un profundo corte en el cuello que habría sido provocado con un vidrio. Testigos aseguraron a los investigadores que hace dos días vieron al cuidacoches golpear con un palo al hombre que ayer fue hallado muerto.

Una de las hipótesis convertiría este crimen en un homicidio pasional. Se cree que la pelea entre ambos se habría originado por una mujer, que sería cartonera y habría sido la pareja del cuidacoches sospechoso. Al parecer, la víctima fatal habría intentado tener una relación con la mujer y eso habría enfurecido al hombre, que reprimió su intención con una tremenda paliza.

El nauseabundo olor, que se hizo más persistente ayer, alertó a los vecinos de la lateral norte del Acceso Este, entre Pellegrini y Storni, de que en la zona habría algo en descomposición. A la siesta alguien decidió asomarse a ese parquizado del costado del Acceso, que tiene una pequeña pared de contención, y descubrió una imagen macabra: allí había un hombre muerto y en avanzado estado de descomposición. Esa persona dio el alerta a la policía.

"Es un indigente de la zona, vivía del otro lado del Acceso, donde tenía un rancho, pero hace unos días se le prendió fuego y se vino para este lado. Le decían Lucho, creo que se llamaba Luis, acá siempre venía a pedir agua", contó un empleado del lavadero ubicado en la misma cuadra.

Con máscaras y barbijos -por el putrefacto olor-, policías de Científica revisaron el cuerpo que estaba tendido sobre un cartón y semitapado con una frazada. Así descubrieron que el hombre tenía un profundo corte en el cuello, que presumiblemente habría sido provocado con un vidrio. Cerca del cadáver encontraron un espejo que tendría manchas de sangre.

"Lo que hemos podido averiguar es que hay dos testigos, un hombre y su hija, que aseguran haber visto hace dos días a un cuidacoches de la zona golpear a este hombre con un palo. Al sospechoso lo tenemos identificado, pero aún no ha sido detenido, lo estamos buscando. Con la autopsia tendremos más definiciones, hasta ahora el causal de la muerte sería el corte en el cuello y no los golpes. También hemos pedido a Científica que nos confirme si el hombre pudo llegar por sus propios medios al lugar en que fue encontrado o si fue arrastrado", precisó el fiscal de la causa, Tomás Guevara, de la fiscalía de Guaymallén.

En principio, el momento en que se produjo la golpiza que vieron los dos testigos coincidiría con el tiempo que llevaría muerto el indigente, por lo cual ese agresor se convierte en el principal sospechoso del crimen.

Los investigadores tratan de establecer también si el incendio de la precaria vivienda que tenía el indigente en la lateral sur del Acceso, cerca de calle Cobos, fue intencional y si tiene alguna conexión con su posterior muerte.

El cadáver y algunas de las pertenencias del hombre fueron derivados al Cuerpo Médico Forense para que la autopsia confirme las causas de la muerte y tal vez, el objeto con el que le fue quitada la vida al linyera.

Más noticias