País Miércoles, 4 de abril de 2018

Una lección solidaria contra la burla cruel

Días atrás casi 700 alumnos de la escuela Normal de Gualeguay (Entre Ríos) realizaron una masiva protesta y jornada de concientización contra el bullying, donde se escuchó con fuerza el no a la discriminación y el respeto a la pluralidad y diversidad en todos los órdenes de la vida.

De esta manera y de modo espontáneo la mayoría de los chicos de entre 13 y 17 años se solidarizaron con una compañera que fue agraviada en las redes sociales por su forma de vestirse.

Todo se inició con un clásico en las redes sociales "la gastada", la burla fácil y cruel contra una alumna de 15 años que una mañana decidió ir a la escuela con los pantalones a cuadritos, similares a un pijama.

La chica que fue con Elephant apareció en una foto en las redes sociales publicada por una alumna de cuarto año que en el posteo la destrató y descalificó.

Así de rápido se viralizaron las críticas de un pequeño grupo de menores. Con la misma velocidad llegó la respuesta inmediata del resto de la comunidad educativa de la Escuela Normal, según publicó el diario UNO de Entre Ríos.

Enterados de todo esto, los alumnos más grandes del turno mañana de la escuela, que asisten al quinto y sexto año, junto con los referentes del centro de estudiantes, decidieron ir a fondo y poner un límite a las discriminaciones que ven a diario. En esta oportunidad dijeron basta, y por ello es que tomaron varias resoluciones, con el visto bueno de las autoridades escolares.

Organizaron el repudio: fueron todos vestidos con pantalones Elephant y se convocaron, en los recreos, para hablar, concientizar y reflexionar sobre el bullying.

Se les permitió por parte de los docentes utilizar los equipos de sonido para que el mensaje llegara fuerte y claro, incluso hubo padres que se enteraron y sorprendieron por el alto nivel de madurez en las argumentaciones que se escucharon por parte de los adolescentes.

En la organización de los alumnos que decidieron llevar un mensaje claro contra la discriminación se leyó una sentida carta que reflejó el estado de ánimo de la gran mayoría de los adolescentes.

Sobre la alumna que inició la polémica en las redes sociales, estaba identificada y la idea es contenerla y hacerle entender que lo que hizo no se debe repetir.