País

Un premio Nobel de la Paz argentino

Por UNO

El 13 de octubre de 1980 Adolfo Pérez Esquivel se quedaba con el premio Nobel de la Paz.

Titular del Servicio de Paz y Justicia para América Latina (SERPAJ), el escultor y arquitecto Pérez Esquivel recibió el premio Nobel de la Paz por su defensa de los Derechos Humanos y sus valientes denuncias de los crímenes del terrorismo de Estado ejecutados por las dictaduras militares del cono sur de América, particularmente la Argentina.

El importante acontecimiento pasó prácticamente desapercibido en los medios de prensa locales y su discurso de aceptación no fue publicado ni difundido en nuestro país por la censura existente en ese momento.

En la actualidad es presidente del Consejo Honorario del Servicio Paz y Justicia América Latina, presidente ejecutivo del Servicio Paz y Justicia Argentina, de la Comisión Provincial por la Memoria de Buenos Aires, de la Liga Internacional por los Derechos y la Liberación de los Pueblos, de la Academia Internacional de Ciencias Ambientales, de la Fundación Universitat Internacional de la Pau de San Cugat del Vallés (Barcelona), y del Consejo Académico de la Universidad de Namur, Bélgica.

También es miembro del Tribunal Permanente de los Pueblos, del Comité de Honor de la Coordinación internacional para el Decenio de la no-violencia y de la paz, del Jurado Internacional del Premio de Derechos Humanos de Núremberg, del jurado del Premio de Fomento para la Paz “Felix Houphouet Boigny” de la UNESCO, del programa de educación internacional "Peacejam", del Consejo Mundial Proyecto José Martí de Solidaridad Mundial, del Consejo Asesor del Canal Telesur y del Consejo Directivo del Instituto Espacio para la Memoria (IEM).

 Embed