País Martes, 5 de diciembre de 2017

La Iglesia llamó a que el Estado deje de reprimir "a comunidades indígenas"

El Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (Endepa) de la Iglesia Católica formuló ese llamado "urgente" al gobierno nacional.

El Equipo Nacional de Pastoral Aborigen (Endepa) de la Iglesia Católica formuló un llamado "urgente" a "las autoridades del Estado" para que cese "la utilización irracional del aparato represivo contra comunidades indígenas".

Con la adhesión de la Comisión Episcopal de Pastoral Aborigen (CEPA), la organización expresó su "repudio enérgico" a los actos ocurridos en la Patagonia y denunció como hechos "violatorios de los derechos esenciales de las comunidades indígenas" a la represión que el 25 de noviembre "se cobró la vida del joven Rafael Nahuel, de 22 años", en Río Negro.

Los integrantes del equipo eclesial se manifestaron de esta forma luego de una reunión realizada este fin de semana en la localidad cordobesa de La Bolsa, donde analizaron "la situación de alta conflictividad en territorios indígenas de todos el país".

Se refirieron "especialmente" en un comunicado, a "la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, en la zona del lago Mascardi (Río Negro)", donde murió Nahuel de un balazo proveniente de la Prefectura.

"En nombre de Dios hacemos un llamado urgente a las autoridades del Estado a cesar en la utilización irracional del aparato represivo contra comunidades indígenas", pidieron.

Llamaron, en ese sentido, a "acercarse a ellas en busca de diálogo de buena fe, a reconocer las vulneraciones sufridas históricamente, a atender a sus demandas y a procurar encontrar respuestas pacíficas a los conflictos respetando las normas jurídicas y los compromisos de derechos humanos asumidos a nivel internacional".

"Sólo así podremos avanzar en la construcción de una sociedad más justa, inclusiva y donde quepan todas las culturas", consignaron.

Consideraron además, en medio del "recrudecimiento de la violencia estatal", como auspiciosa la conformación de la Mesa de Diálogo que se reúne en Bariloche para atender el conflicto de la zona de lago Mascardi y también, de la Mesa Nacional para la Paz y el Diálogo Intercultural.

"Hemos adherido a ambos espacios por entender que habilitan instancias pacíficas como herramientas de encuentro y transformación, frente a la intolerancia y al uso de la fuerza de modo desmedido", manifestaron.

Para Endepa, los pueblos indígenas en Argentina han sufrido "un despojo histórico que continúa y se consolida con mayor violencia cada vez que los gobiernos ignoran su preexistencia".

Más noticias