País Martes, 23 de octubre de 2018

Felipe Solá pegó el portazo, quebró al massismo y armó rancho aparte

Formalizó su ruptura junto a Moyano, Arroyo y otros dos diputados. Armó un nuevo interbloque de diez legisladores, con el Movimiento Evita y Victoria Donda.

El diputado nacional Felipe Solá formalizó su ruptura con el massismo y, junto a Facundo Moyano, Daniel Arroyo y otros dos diputados que integraban la bancada del Frente Renovador armó un nuevo interbloque de diez legisladores denominado Red por la Argentina, con el Movimiento Evita y Victoria Donda.

El interbloque será presidido por Solá, mientras que el bloque de los ex massistas será comandando por Arroyo, e incluirá también a Moyano, al matancero Fernando Asencio y al camionero Jorge Taboada.

El kirchnerismo en el medio

La implosión del Frente Renovador ya venía madurando hace meses y giraba en torno a las tensiones entre Sergio Massa y Felipe Solá por la estrategia que debía darse el Frente Renovador de cara a las elecciones del año que viene, con el kirchnerismo como elemento de discordia.

Mientras que Massa insiste en recrear la "avenida del medio" con sectores del PJ disidentes, con la exclusión explícita de Unidad Ciudadana, Solá siente que sin el kirchnerismo no hay hipótesis de victoria posible en 2019, por el volumen electoral que sigue movilizando Cristina Kirchner.

En este camino, Solá viene de cuestionar la "actitud proscriptiva" que a su entender tiene Massa en relación a la iniciativa para quitarle los fueros parlamentarios a la ex presidenta, para que vaya presa.

En un segundo nivel, el alejamiento tuvo también una dimensión de posicionamiento político frente al Gobierno, con un Solá enfatizando desde el año pasado un perfil de oposición nítida, y un Massa haciendo equilibrio, más cercano al "dialoguismo" que cultivan los gobernadores del PJ.

"Aquel que trabaje para separar a la oposición está trabajando para cuatro años más de Mauricio Macri. Esos cuatro años serían letales para el país", advirtió Solá, que es partidario de que haya un sólo peronismo en la oferta electoral del año que viene y no dos como proponen los socios electorales que eligió Massa: el senador Miguel Pichetto y los gobernadores Juan Manuel Urtubey (Salta) y Juan Schiaretti (Córdoba).

"Nosotros no tenemos límites porque sabemos que enfrentamos a un gobierno poderoso. No subestimamos al adversario", agregó durante una conferencia de prensa en el Salón Blanco de la Cámara de Diputados.

Allí, el ex gobernador bonaerense definió al flamante espacio como "un paraguas" dentro del panperonismo, que tiene como objetivo "juntar gente" dentro de un gran espacio opositor.

Si bien tras la partida de Solá y sus seguidores, la puerta que se abrió en Frente Renovador quedó semiabierta, el propio ex gobernador se encargó de minimizar la posibilidad de nuevas fugas del bloque que lidera Graciela Camaño.

"Pensamos que los compañeros que quedaron en el Frente Renovador, van a seguir", aclaró.

A su turno, el diputado del Movimiento Evita Leonardo Grosso señaló: "Lo primero que nos une es una férrea convicción, como dijo Felipe, de que tiene que haber una sola oposición. Si hay dos espacios opositores estamos trabajando para (el presidente Mauricio) Macri y no para el pueblo argentino".

El jefe del bloque del Peronismo para la Victoria aprovechó la escena para elogiar a Solá, a quien definió como el "mejor gobernador que tuvo la provincia de Buenos Aires".

De la conferencia participaron también Facundo Moyano, Fernando Asencio y Daniel Arroyo; Victoria Donda, quien todavía no anunció el nombre de su monobloque tras su ruptura con Libres del Sur; y los "evitistas" Lucila Del Ponti, Araceli Ferreyra y Silvia Horne.

Más noticias