País Jueves, 27 de septiembre de 2018

Escándalo por izquierda: 38 millones habrían sido desviados de la FUBA

Una organización gremial que debería haber defendido los derechos de todos los estudiantes que cursan en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) quedó en la mira "por administrar fraudulentamente el dinero de los estudiantes y desviarlo hacia partidos de izquierda".

Según un informe publicado por el diario digital Infobae, la conducción de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA), que durante 12 años manejó las fotocopiadoras del Ciclo Básico Común, "tuvo a su disposición un negocio millonario del cual no ha podido presentar ni un solo papel".

La izquierda estuvo en la conducción de la FUBA hasta agosto, en que perdió las elecciones, y este asunto de las fotocopiadoras fue una de las razones que la llevaron a la derrota.

Infobae ha revelado aspectos de la causa judicial que se está consustanciando en los tribunales luego de la denuncia que hicieran las nuevas autoridades de la FUBA.

"De acuerdo con el registro que fue presentado en el expediente judicial que está bajo la órbita del fiscal Guillermo Marijuán, los partidos de izquierda que controlaban la FUBA cobraban -solo por concesiones- $323.100 por mes. Si se consideran los 10 meses de contrato durante los cuales se presta servicio en un año, recaudaban $3.231.000 por ejercicio. La cuenta por los 12 años durante los cuales no se presentaron balances en la Inspección General de Justicia supera los 38 millones de pesos", asegura la investigación periodística de Infobae.

La FUBA debió haber operado con una cuenta bancaria, algo que no hizo, como tampoco presentó balances o cheques firmados por los secretarios generales. Tampoco las autoridades se renovaron todos los años como sucede con cualquier organización civil.

En el caso de la FUBA, la izquierda no cumplió con ningún requisito y el delito más grave que se investiga es que se manejaron todo el tiempo con dinero en efectivo, lo que complica la trazabilidad de los fondos, ha explicado la investigación.

La izquierda fue desplazada de la FUBA por una alianza de radicales, socialistas, peronistas e independientes en las últimas elecciones. No aceptaron el resultado. Denunciaron fraude y ocuparon irregularmente varios locales de fotocopiadoras.

Lo demás es triste historia conocida.