País Miércoles, 7 de noviembre de 2018

El Gobierno y los privados acordaron un bono pero no todos lo pagarían

Serán dos cuotas de $2.500 pero desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa ya pusieron objeciones a pesar de que sería obligatorio.

El Gobierno, la CGT y empresarios quedaron a las puertas de un acuerdo para el pago de un bono de fin de año de 5.000 pesos en dos cuotas para los trabajadores del sector privado y público, con lo cual la central obrera desactivaría la posibilidad de llamar a un quinto paro general en la era de Mauricio Macri.

El encuentro se realizó en la sede del Sindicato de Sanidad, donde el ministro de Producción, Dante Sica, y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca, avanzaron con la implementación del bono y quedaron con los gremialistas y empresarios en volver a reunirse en los próximos días para terminar de definir el

beneficio en medio de la recesión económica que atraviesa el país.

La idea es abonar dos bonos de 2.500 pesos antes y después del medio aguinaldo de diciembre, es decir en noviembre y enero próximos, como paliativo ante la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores tras las subas de precios por la devaluación del peso.

En rigor, el Gobierno y los empresarios dieron aval a esta iniciativa para tratar de contener las demandas salariales de los sindicatos en el proceso de reapertura de paritarias que se viene, luego de que Camioneros y Sanidad sellaran nuevas actualizaciones por encima del 40 por ciento.

No obstante, desde la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) se advirtió que "no todos los sectores pueden afrontar" el pago de un bono de fin de año de 5.000 pesos para los trabajadores.

Esto a pesar de que tras la reunión se aseguró que el pago del bono sería obligatorio.

Más noticias