País Sábado, 29 de septiembre de 2018

El escritor Alan Pauls cargó contra "todes"

"Pasarán sobre mi cadáver antes de que yo hable de esa manera", señaló y afirmó que apoya 100% la causa feminista.

Alan Pauls, contra el lenguaje inclusivo: "No lo soporto. Van a pasar sobre mi cadáver antes de que yo diga 'todes'"

Variadas son las reacciones que genera el uso el lenguaje inclusivo. Esta vez quien reavivó la polémica fue el escritor Alan Pauls, quien en una entrevista con Infobae sostuvo que no soporta su uso y remató: "Van a pasar sobre mi cadáver antes de que yo diga 'todes'".

En una nota que concedió en el marco de la presentación de su último libro "Trance", el autor de "El pasado" consideró que no es el lenguaje inclusivo "donde la lucha va a producir resultados" porque se inscribe "en un concepto un poco ingenuo de cómo las relaciones de fuerza y de dominación se inscriben en la lengua".

Tras aclarar que adhiere "totalmente" a la causa feminista, afirmó que "haría un gran congreso para discutir eso, para discutirlo bien a fondo, políticamente y lingüísticamente". "Yo ni siquiera digo todos y todas cuando hablo. Digo todos y me parece que es obvio que es un genérico y que no son hombres a los que me dirijo.

"Me parece como que si de repente todos saliéramos a la calle con remeras que dijera 'I love feminism'. Lo puedo hacer, pero creer que eso va a producir una transformación... Me parece que la lengua es mucho más compleja, más maleable. Si hay estructuras de disparidad o desigualdad están en otro lado, no en la marca gramatical de masculino o femenino".

Pauls también opinó sobre la actualidad del país y no ahorró críticas contra el gobierno de Mauricio Macri. El escritor sostuvo que le "preocupa mucho" la situación de la Argentina y cuestionó que el Gobierno ni siquiera puede asegurar "una sociedad estable de derecha".

"Cuando asumió este gobierno, yo en mis mejores pronósticos pensé bueno, esta gente va a tomar el poder y en cuatro años va a producir un país que va a profundizar la desigualdad, va a dejar afuera de la sociedad al 50 por ciento de la población, pero el resto va a flotar en una especie de relativa estabilidad, armonía a costa de exclusión, expulsión, ceguera, etcétera. Pero ni siquiera eso", añadió.