¡Tremendo hecho!

Sofía Maccari dio detalles del terrible robo que sufrió

La jugadora de Las Leonas Sofía Maccari se refirió al terrible robo que sufrió, ya que le sustrajeron su auto y la medalla de plata que ganó en los Juegos

Por UNO

La jugadora de Las Leonas (la Selección Argentina de hockey sobre césped) Sofía Maccari se refirió al terrible robo que sufrió, ya que le sustrajeron su auto y la medalla de plata que ganó en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Maccari habló en el programa Milenium Te Acompaña, de la FM 106.7 Milenium.

Seguir leyendo

https://twitter.com/sofimaccari/status/1436432096814305283

"Estoy sacándome un poco el miedo, el miércoles fue un día de comisaría hasta muy tarde, el jueves el tema explotó por todos lados y toda la gente me quiso ayudar, estoy muy agradecida. Ayer pasé un día muy malo, estaba muy asustada, muy angustiada hoy me levanté un poco más tranquila", dijo.

"Me prestaron un celular porque me había quedado sin teléfono, y estoy pensando un poco todo, esperando a ver si aparece la medalla. Quizá estoy agradeciendo que no fue peor, ojalá que aparezca la medalla, pero en definitiva gracias a Dios que no fue peor porque podría haber sido un desastre", añadió.

"En la comisaría realmente se portaron bárbaro conmigo antes de saber que era Leona. Después me cayó la ficha de que tenía en el bolso la medalla, porque se la iba a llevar a una amiga después. Yo igualmente pensaba que es algo que le pasa a todo el mundo y yo no quiero que a mí me traten diferente, solamente pido que si la medalla la tiran por algún lado, si alguien la ve o la encuentran la puedan devolver. Está claro que es malo para toda la sociedad que pasen estas cosas", señaló.

sofia-maccari1.jpg

"Fui a Escobar. Tengo con mi pareja un emprendimiento de cosas para decorar la casa y cuando puedo ayudo cuando tengo más tiempo. Estábamos haciendo unas entregas, fuimos a Escobar a una dirección que nos habían hecho un pedido, estábamos mirando si era la dirección y nos abrieron la puerta. Estaban armados los dos, no sé qué nos decían porque en ese momento perdés noción de todo", contó.

"Me pasó que el auto lo había comprado en cuotas desde hace mucho tiempo y me lo habían entregado justo antes de irme a Tokio. La compañera que estaba conmigo no quería bajarse del auto y les decía que me esforcé mucho para comprarlos, pero yo le pedí por favor que se bajara, no me importaba el auto, quería que se fueran. Tenía miedo que nos llevaran dentro del auto después cuando vi que no nos metieron y pudimos salir rápido, intentaba sacar a la otra chica, yo pensé que le iban a dar un tiro en la cabeza, porque se reveló y le pegó una patada a uno de los chicos. Fue un segundo que le dije por favor no hagas nada, le puse una cara de tal desesperación que ahí se bajó", señaló.

"Uno de los chicos que atraparon esa misma tarde tiene 17 años, había estado la semana pasada preso, ahí mismo, había salido y ahora volvía a entrar. Estaba la abuela en la puerta de la comisaría con dos amigos esperándolo. Cuando llegó mi hermano a buscarme quería reventar a todos, era un situación horrible. Vio que yo estaba muy asustada y se quedó con nosotros. Al chico se ve que lo mandaron a un reformatorio en San Antonio y al otro todavía no lo pueden agarrar, creo que es más grande según mi sensación", admitió.

"No nos golpearon, fue la agresión de estar armados de que te apunten, la sensación esa de que en un minuto te pueden matar", resumió.

La medalla que no aparece

"Se puso en contacto conmigo mucha gente de Seguridad, gente de la Confederación de Hockey, cuyo presidente es Aníbal Fernández, todos a disposición intentando que aparezca la medalla, hablando con el comité para ver si existe la posibilidad de que Japón mande otra. Un policía me decía que el pibe se debe querer morir por la situación en la que está"

"Todavía no hay novedades, de vez en cuanto se prende uno de los celulares pero va cambiando de lugar y todavía no lo pueden encontrar", afirmó.

"Estoy un poco más tranquila, me asusté mucho: nunca me había pasado una situación así, tan límite. Creo que se suma todo eso y la tristeza de la medalla. Para el deportista amateur una medalla olímpica es el mayor recuerdo, por más que uno lo tenga en la cabeza, es el mayor recuerdo material que podés tener de lo máximo que podes hacer como deportista", enfatizó angustiada.

"Después salió todo el cuestionamiento de porqué la tenía en el auto. La medalla olímpica vos la ganás con mucha gente atrás, entonces cuando vos volvés la compartís con esa gente, no la dejás en un cajón. Se la estaba llevando a una amiga que me ayudó mucho en el proceso olímpico y la quería compartir", cerró.