Boxeo Sábado, 4 de agosto de 2018

Yoni Barros: "Se puede salir, todos podemos"

El ex campeón mundial visitó San Felipe y estuvo en el pabellón de jóvenes donde dejó un mensaje de esperanza y reflexión.

Raúl Adriazola

adriazola.raul@diariouno.net.ar

La mañana de este viernes fue muy luminosa. Permitió ver el brillo de un cinturón de campeón mundial de boxeo. Y también permitió ver el brillo de las lágrimas de un boxeador que le contó su historia de vida -a corazón abierto- a un puñado de jóvenes presos, que escucharon profundamente las palabras de Jonathan Barros y sintieron algo vibrar adentro suyo y contagiarse de la emoción de ese campeón de la vida, dejando también correr sus propias lágrimas.

El leitmotiv de la charla del pugilista nacido en el barrio Lihué y que conquistó lo más alto en el boxeo profesional fue: "Se puede, muchachos. Se puede salir adelante".

Manoplas. Barros y Armando Andrada explicaron a los internos cómo entrenar lo básico. (Maximiliano Ríos/UNO).
Manoplas. Barros y Armando Andrada explicaron a los internos cómo entrenar lo básico. (Maximiliano Ríos/UNO).

En el rostro de los concentrados en una canchita de fútbol del pabellón de jóvenes adultos con buen comportamiento en el penal San Felipe se adivinó una luz de esperanza. Muchos entendieron las palabras de Barros porque les habló un igual, alguien que relató su vida -durísima- y sintieron que era como la de casi todos, y asintieron con la cabeza ante cada palabra de Yoni.

El emotivo mensaje, donde Barros se quebró en un momento, se basó en tres pilares: el consejo de un amigo, el perdón y el trabajo para lograr los sueños.

El Profe Miguel Magallanes organizó la visita del púgil, el director Marcelo García aceptó gustoso, Pepe Fermosel manejó la prensa, y se cumplió el objetivo. Yoni les dejó el consejo de un amigo a esos jóvenes que se metieron en problemas, y les dio así dos llaves para dejar atrás la oscuridad: poder dejar la marginalidad y buscar una vida mejor. Luego hizo con el entrenador Armando Andrada una sesión de manoplas.

Algo brilló en la mañana; Barros fue un campeón de la vida, y dio una luz de esperanza a esos muchachos que no tuvieron ni el consejo, ni amor, ni la contención para cambiar.

Dejanos tu comentario