De Mendoza al ascenso italiano

Desde Sicilia. Fernando Redondo, ex Chacras y Luján juega en el Giarre, del Ascenso italiano. "No renuncié nunca a lo que quería", dijo el mendocino.

Gustavo Privitera

privitera.gustavo@diariouno.net.ar

Se llama Fernando Redondo (31), pero nada tiene que ver con el otrora estrella surgido de Argentinos Juniors y figura de la Selección argentina. Este jugador es delantero del ASD Giarre, del Ascenso italiano. El mendocino, que pasó por Luján, Coquimbo y Unión La Calera (Chile), Cerrito (Uruguay), Guaymallén, Deportivo Maipú, Atlético Argentino y FADEP, habló desde la isla de Sicilia.

-¿Cómo es el lugar donde vivís?

-Es lindo, tiene playa, es muy tranquilo y seguro. Y es un club con muchos simpatizantes que quiere ascender a la Serie C.

-¿Tenés todas las comodidades para trabajar? ¿Es mejor que acá?

-En cuanto a lo físico es más exigente acá y están los materiales para trabajar, pero no cambia mucho, en Argentina es parecido.

-¿Cómo se llama la ciudad donde viví­s y cómo es la gente?

-La ciudad se llama Giarre, está a 25 minutos de Catania. La gente es muy amable, muy atenta y muy tranquila.

-¿Cómo te comunicás con tus compañeros? ¿Estudiás idioma?

-Hablo como puedo por ahora, igualmente hay otro argentino que vive hace 3 años en Italia y me hace de traductor, pero ahora estoy estudiando con un profesor; así aprendo y entiendo mejor todo.

-¿Quién es el argentino? Y contá cómo llegaste a ese club

-Justamente llegué por quien me hizo la mano para venir acá, que se llama Julián Wajnsztejn.

-¿Apodo desde pibe?

-Me decían pailón, obviamente cuando era chico tenía orejas grandes. Ya crecí y se normalizó (risas).

-¿De chico sabías que querías ser jugador?

-Siempre soñé desde chico llegar a lo máximo.

-¿Hincha de...?

-De River Plate desde chico por mi viejo, aunque ambos abuelos eran bosteros (se ríe).

-¿Cómo calificás tu carrera?

-Intermedia con altibajos, pero siempre dejé todo y no renuncié nunca a lo que quería.

-¿Algún sacrificio que hiciste de chico por jugar al fútbol?

-Hice muchos, la verdad es que se dejan tantas cosas por el fútbol, salidas, vacaciones, es muy sacrificado más cuando te toca dejar los seres queridos.

-¿En qué potrero jugabas?

-Jugaba enfrente de mi casa, ahí en Villa Nueva en un potrero de tierra y piedras. Me encantaba y la pasaba tan bien todas las tardes enteras jugando con mis amigos.

-¿En qué trabajaste fuera del fútbol?

-Me dedicaba a la pintura, también tenía un lavadero de autos. Siempre busqué la manera de progresar.

-¿Qué debe tener un 9 para destacarse?

-Mucha movilidad, sacrificio y las que te quedan ahí meterlas. El delantero vive del gol, sino es criticado.

-¿Qué delantero admirás?

-El brasileño Ronaldo, creo que no va haber otro 9 como ese; es lo mejor que vi.