Luciana Napolitanola capitana de Las Pumas -el equipo de fútbol femenino-, dialogó con Ovación y contó cómo fueron sus inicios. La volante  fue convocada a la Selección Argentina.

 Embed      

"Mi pasión nació a los 8 años cuando mis papás me llevaron a entrenar por primera vez al polideportivo de Luján. Tengo una familia muy futbolera, mi hermano Walter y mi papá Mario jugaron siempre al fútbol y   desde chica que sigo este hermoso deporte. Con mi mamá Marita y mi hermana  Melisa siempre estábamos en la cancha por ellos", relató la talentosa jugadora.

Te puede interesar: Anto Roccuzzo saludó con una foto a su prima por su cumple y sus seguidores enloquecieron

" Me gusta jugar con la pelota en los pies, me siento más segura de esa manera, soy bastante fastidiosa dentro de la cancha porque realmente lo sufro cuando no me salen las cosas o cuando al equipo le cuesta asentarse. Soy volante central, enganche, o también juego por derecha", dijo.

"El fútbol es mi forma de vida. Lo juego desde muy chica, he ido siempre a la cancha, he jugado con nenes, con nenas, con gente más grande y más chica. Es algo que me hace compartir sentimientos con las personas que quiero", apuntó. 

Luego señaló: "Mi meta es estar relacionada siempre con este deporte, ya sea desde adentro de la cancha, desde el banco, como DT, como Profe o como hincha. No importa cómo, sólo quiero seguir viviendo esto que hago desde siempre", contó..

Sus inicios

"Era difícil porque no habían muchos equipos que tuvieran fútbol femenino. Tenía que jugar con varones y no era muy común ver eso. Lo vivía feliz porque siempre encontraba la manera de jugar al fútbol, ya sea en el colegio, en mi barrio, con mis hermanos, donde fuese", explicó.

Su llegada a Las Pumas

"Llegué gracias a una jugadora de Las Pumas, que me invitó a jugar un Nacional de clubes con ellas. Jugaba para Lujan Sport Club en ese momento y acepté la invitación sin dudarlo. ¡Viajé a Corrientes y salimos campeonas nacionales de fútbol de salón! Y la verdad que era un mundo distinto", contó.

"A Luján lo sigo queriendo como el primer día, pero era una posibilidad de crecimiento que sólo iba a tener ahí. Así que decidí quedarme definitivamente y acá estoy desde hace ya 6 años", agregó.

"El reconocimiento me lo dio la vida misma regalándome tantas oportunidades y momentos lindos en el fútbol. Poder compartir tantas cosas con mi familia y amigos es un placer", admitió. 

"Siempre es lindo recibir mensajitos de apoyo y confianza de parte de gente que me desea lo mejor y entiende lo que significa para mí este deporte. Suma mucho en lo personal sentirse motivada para lo que hubo y para lo que viene", afirmó.

El crecimiento del fútbol femenino

"Creo que se debe al esfuerzo de todas las mujeres que pasaron antes por este deporte, trabajaron y la sufrieron para que hoy en día nosotras vivamos el fútbol de esta manera. Particularmente, Las Pumas tienen ya 35 años de trayectoria", señaló.

"Acá hubo gente que se peló el lomo para lograr esto.  El respeto de nosotras por el deporte, de tomarlo en serio, el hecho de ser constantes y de tener conducta ayuda mucho a crecer", agregó.

"Antes éramos las únicas que entrenábamos todos los días, hoy en día la mayoría de los equipos lo hacen y eso está buenísimo. Ha habido un crecimiento por parte de los clubes", explicó.

Luego añadió: "Las redes sociales también han contribuido, al igual que el periodismo que colabora con la difusión y se interesa por la disciplina. Ha sido un combo que nos mantiene más alertas, más comunicados, y nos hizo salir a la luz",mencionó.

El aporte de Silvana Villalobos

"Es una persona que tiene muchos años en el fútbol. Lo ha jugado, lo ha disfrutado, lo ha sufrido y lo ha transmitido. Ella junto con Marisa Gómez (presidenta de Las Pumas) le han dado todo desde siempre", dijo.

Y admitió: "Estar en este club es un mundo distinto. Te hacenn vivir el fútbol como realmente debía vivirlo una jugadora. Las Pumas cambiaron mi manera de ver al fútbol. La Colo (Villalobos) me hizo tener disciplina, ser constante, tomarme al fútbol en serio".

El llamado a la Selección

"Fue una sorpresa enorme, como siempre digo. No creo que haya alguien que no desee ser llamado a vestir los colores de la Selección. Es un sueño que me va a durar toda la vida. Si lo tratás bien, el fútbol va a darte tu recompensa siempre", opinó.

 Embed      

La rutina por la cuarentena

"Tenemos una rutina diaria que nos ha pasado el Profe para realizar en nuestras casas. La idea es entrenarnos individualmente todas para no perder el ritmo que veníamos trayendo", aclaró.

Es una situación totalmente fuera de lo común. Necesitamos cuidarnos para poder estar lo antes posible jugando de nuevo, las ganas nos motivan a entrenarnos solas", cerró.

Así entrenan

 Embed      

 

Temas relacionados: