Diario Uno Opinión primarias abiertas
Análisis y opinión

¿Para qué sirven las PASO?

La mayoría de las fuerzas que compiten van con lista única. Incluso la Justicia Electoral convalidó las colectoras, con lo cual se ha alterado el fin para el que fueron creadas las Primarias Abiertas

Cuando restan tres semanas para las elecciones, todavía es incierto quién ocupará en Mendoza el tercer lugar en el podio que se observa por ahora vacante.

El oficialismo tiene la expectativa de seguir en el primer puesto, y con buena diferencia, para empezar a proyectar la continuidad en el Ejecutivo en el 2023. De parte del Frente de Todos-PJ consideran que, aun sin ganar, pueden hacer una buena elección que en dos años los impulse al triunfo.

Seguir leyendo

Si bien se trata de las Primarias, en estas elecciones ya se empezarán a palpitar los resultados de noviembre y, además, servirán para reordenar las preferencias de los votantes de cara a las generales. No sólo se determina qué candidatos quedarán en carrera, sino la lectura que se haga de lo que indiquen las urnas tendrán influencia en la reafirmación del voto o en una variante utilitaria.

Quedar tercero ya en las PASO, mostrará un buen punto de partida con la idea de contagiar votos con vistas a la próxima ronda definitiva. A eso apuntan todas las fuerzas que se ofrecen como alternativa a los dos tradicionales polos más fuertes.

La izquierda, por caso, ha adquirido experiencia en los cuerpos legislativos y presencia militante en el territorio y en distintos ámbitos. Con internas, pero con todo el arco unido, tiene un piso fiel a destacar. Ahora, su desafío es recuperar el porcentaje que fue perdiendo en elecciones pasadas.

Una novedad en estos comicios son las candidaturas de dirigentes empresariales que decidieron saltar a la competencia política con el propósito de instalar una agenda que contemple la matriz productica, la política impositiva y de empleo. No la tienen fácil, porque necesitan al menos un 25 por ciento de los votos de esa coalición, quienes van a la interna dentro del oficialismo: Rodolfo Vargas Arizu, Mauricio Badaloni, Julio Totero, Joaquín Barbera, entre otros, y candidatos de extracción política, como Josefina Canale, Oscar Sagás y Sergio Miranda.

Otro dirigente de trayectoria, el cooperativista Carlos Iannizzotto, encabeza el Partido Federal con una agenda productivista, y cuenta con la candidatura de Laura Carbonari, comunicadora de destacada trayectoria, quien también decidió sumarse a la arena política.

Vamos Mendocinos arrancó con bríos fogoneado por Mendoexit, e integrado por el tradicional Partido Demócrata y dirigentes históricos, como Gustavo Gutiérrez, quien recibió el apoyo de Lilita Carrió. El espacio hoy se destaca por las acciones judiciales que buscan evitar que Rodolfo Suarez sea candidato.

La oferta electoral, con aspiraciones variadas, comprende al Partido Verde, conformado por Vadillo y Romano, hoy enfrentados a José Ramón; el Partido de los Jubilados, que encabeza Edgardo Civit Evans; la ultraderecha nacionalista que impulsa en el país Alejandro Biondini; y Compromiso Federal, que lidera el médico Jorge Pujol, y pugna por un peronismo referenciado en Rodríguez Saá y Gabriel Mariotto.

La pelea de fondo

El Frente de Todos se sigue mostrando unido y se refuerza con la llegada a Mendoza de funcionarios nacionales. En breve estará por aquí el ministro de Economía Martín Guzmán. Anabel Fernández Sagasti y Adolfo Bermejo necesitan revertir la imagen de que la Nación ha dado la espalda a Mendoza durante la pandemia y mostrar una dinámica de inversión nacional en la Provincia.

El "affaire" de Olivos apareció como un cisne negro en la campaña nacional, pero rápidamente el Frente de Todos busca cambiar el eje de la polémica, al menos en la discusión mendocina.

Además de la gestión de la pandemia, el tema económico se presenta como una cuestión crucial. Anabel está responsabilizando a los gobiernos radicales por la crisis económica que se vive en la Provincia: "Mendoza está atravesando la peor crisis de los últimos 30 años", repite una y otra vez. En tanto, desde el oficialismo se apunta al manejo de la macroeconomía como responsable de la inflación, y a las cuarentenas eternas dispuestas por Alberto Fernández como el factor desencante de la baja actividad económica.

Cambia Mendoza tiene como premisa mostrar logros del gobierno que encabeza Rodolfo Suarez, ya que estiman que los comicios serán un plesbicito de su gestión, aunque las listas sean traccionadas por Alfredo Cornejo y Julio Cobos. Para ello necesitan de mínima garantizar la paz social con AMPROS y llegar sin demasiados contratiempos gremiales al 12 de septiembre.

El Gobierno local seguirá predicando que Mendoza es una provincia distinta, y que es gestionada con una impronta contraria a la administración nacional, tanto en la gestión de la pandemia como en otros aspectos no menos importantes, donde destacan la defensa de la educación presencial.

El Frente de Todos se basa en los recursos que se han volcado en la ayuda social y en el sostén de las empresas. La Ley de Zonas Frías, la recuperación de la actividad económica, la apuesta al desarrollo con un Estado presente, las reconocidas gestiones municipales de los intendentes peronistas son parte de su fortaleza. Y proponen lograr "buenos acuerdos" con la Nación.

A medida que avance la campaña, ambos contendientes se encargarán de apuntar a los flancos débiles que ofrezcan sus adversarios, mientras que las redes sociales son el ámbito donde se descarga la parte más sucia de las chicanas y descalificaciones, para lo cual nunca faltan los "usuarios" dedicados a esa tarea.

Las PASO se han convertido, además de elecciones internas solo en un par de casos, en el método para decidir quiénes siguen en carrera superando el piso del 3 por ciento para los cargos provinciales y 1,5 por ciento para los nacionales. Pero claramente, se tratan de una encuesta rigurosa que sirve a los electores para ir redefiniendo su voto con vistas a las elecciones generales.