Análisis y opinión

José Luis Gioja, un sanjuanino conmovedor: "Hemos vuelto a despertar como peronistas"

La Argentina, donde los peronistas vuelven a despertar, es un país cuya desorbitada macroeconomía no puede encontrar orden porque la Política no se lo permite

"Esto nos despertó como peronistas", dice lo más fresco el sanjuanino José Luis Gioja, zorro viejo no emérito, ante los micrófonos que pueblan la esquina de Recoleta donde vive Cristina Kirchner. ¿Qué quiso decir? ¿Que estaban todos adormilados en este gobierno nacional y popular?

No, simplemente nos avisó a todos los argentinos acerca del milagro que han producido los avatares judiciales de la vicepresidenta. Esa situación les ha dado el pie justo para hacer algo que les fascina: ejercer la épica militante y epopéyica a favor de la Jefa, atacada por las fuerzas malignas de la Justicia, uno de los poderes del Estado republicano que insiste en estar descarriado

"A Cristina la atacan por defender los intereses del pueblo", asegura el tres veces gobernador de San Juan, ex presidente del PJ nacional y actual diputado nacional, quien sabe perfectamente que ése es el libreto habitual de todo político importante que en el fondo de su almita presupone que los políticos no son iguales ante la ley que el resto de los mortales, menos si la acusada por hechos de presunta corrupción ha sido dos veces presidenta de la Nación y, según ella misma lo ha establecido, ya se encuentra absuelta por el juicio de la HIstoria..

Si el peronismo quiere "despertar" debería hacer cosas que realmente sean del interés popular, como bajar la inflación, generar la creación de empleos genuinos en la órbita privada, adecentar el malgasto estatal, generar inversiones u otras "menudencias" similares de las que se debe encargar la Política (perdón por el énfasis en la mayúscula).

La política no te deja

La Argentina es un país cuya desorbitada macroeconomía no puede encontrar orden porque la Política no se lo permite. Pará, pará, pará ¿vos me estás diciendo que el problema son los políticos? No, Fantino. Hay políticos que tratan de no generar problemas sino de sortearlos. Hablamos de la política como corporación..

Realmente mueve a risa cuando desde el cristinismo denuncian a los poderes concentrados y los sitúan solamente en los empresarios, la prensa, y la Justicia. La política, en este caso el peronismo kirchnerista que está al mando del país por decisión popular, tiende día a día a ser un poder hegemónico.

¿Cómo puede entenderse, si no, la potentísima movida del kirchnerismo para tensionar al máximo el tejido social con el tema judicial de Cristina? Ese tejido social ya está bastante machucado por los cotidianos aumentos de precios y la falta de perspectivas para que, encima, la política le zampe ahora la pretensión de movilizar al país detrás de una causa personal que debe resolver la Justicia. Como se ve, hay grieta para todos los gustos y ocasiones.

No es la oposición la que vive anunciando horizontes oscuros. "Qué quilombo se va armar", es el lema de La Cámpora. El socio Juan Grabois preanuncia la llegada de saqueos. Y el Presidente y la Vice siguen sin hablarse luego de habernos baqueteado en casi tres años de Gobierno con sus disgustos de matrimonio de conveniencia.

Yo no saneo

Lo que estamos diciendo es que el kirchnerismo no cree en los saneamientos económicos, ni en los esfuerzos, ni en que el Estado tenga que hacer ajustes cuando las cuentas se salen de control. Sin embargo los ajustes ya los está haciendo -desde hace rato- el mercado, por un lado, y la propia sociedad en sus economías familiares, por el otro.

¿Alguien puede creer que las manifestaciones y protestas a favor de Cristina van a resolver la inflación y que van a hacer aparecer los dólares que faltan o achicar la brecha cambiaria? Cristina aún no ha sido condenada. La Fiscalía -y ése es precisamente su rol- ha solicitado una pena de 12 años de prisión para Cristina Kirchner porque de acuerdo a la investigación realizada ha comprobado que la funcionaria ha sido una de las cabezas en operaciones de corrupción a través de la entrega amañada de obra pública. Pero estar acusada no es estar condenada.

Todavía falta que los letrados que defienden a Cristina y a otros funcionarios inculpados hagan sus defensas y que un tribunal oral federal amerite la consistencia de las acusaciones y de las defensas. El proceso no concluirá antes de fin de año. ¿Nos vamos a pasar todos estos meses dinamitando cualquier mejora económica o atisbo de tranquilidad política del país porque el objetivo de La Cámpora es presionar en las calles y plazas para que Cristina no reciba una condena, algo que está en manos de un tribunal que no tiene que actuar bajo presión de ningún sector?

Después del coma

Los "Gioja" de provincia, varios de los cuales han venido combatiendo por lo bajo a Cristina, incluso pidiéndole a Alberto que rompiera con la dama que no lo dejaba gobernar, aparecen ahora como adalides en contra de los fiscales que investigan a Cristina. Es que al peronista de ley no le gustan los conductores con poquito poder.

El bendecido hijo papal Juan Grabois, quien pregona desde hace tiempo que Cristina debe volver "a la Presidencia, pero sin chorros", no se privó de tirar vallas y enfrentarse con policías en las escaramuzas del sábado 27/8 a la noche en Recoleta. Por un lado pide, como Barrionuevo con Menem, dejar de robar, y por otro clama para que "no jodan a Cristina porque se arma".

Cristina Kirchner, que tiene los índices de rechazo más contundentes en cualquier encuesta nacional sobre aprobación política, no ha tenido sin embargo ningún problema para encolumnar a compañeras y compañeros detrás suyo, incluso a muchos peronistas que solían hacer muecas de vómito cuando salían a la luz los variados hechos de corrupción que se dilucidan en los tribunales. Milagros inesperados que sólo ese movimiento puede exhibir.

La vicepresidenta se permite ofrecer esperanzas de futuro. Ya se calza el gorrito con la leyenda Cristina Presidenta 2023. También a veces nos envuelve en ensoñaciones del pasado con la "gloriosa JP". Lo que no puede hacer -porque la realidad la desmentiría ipso facto- es vanagloriarse con logros del presente.

Algo similar es lo que le pasa al conmovedor Gioja, que "ha vuelto a despertar como peronista".

Como en esas películas donde alguien vuelve a la vida tras haber estado varios años en un coma profundo, el sanjuanino corre el riesgo de comprobar, con terror, que le han cambiado el mundo o, lo que es mucho peor, que nada ha cambiado.

►TE PUEDE INTERESAR: ¿Y si el PJ de Mendoza se expidiera con tanta pasión por los temas provinciales como lo hizo por Cristina?

Temas relacionados: