Musica Domingo, 20 de mayo de 2018

Piti Fernández abrió el ciclo Palabra de rock

El líder de Las Pastillas del Abuelo fue el primer invitado de este evento que se desarrolló el jueves con la conducción del periodista especializado en el tema Dany Jimenez

El jueves se dio una muy divertida charla sobre música en lo que fue la inauguración de Palabra de rock. Para esta apertura, el conductor del ciclo, el periodista Dany Jimenez, recibió en una Nave Cultural colmada con más de 700 personas a Piti Fernández.

El líder de Las Pastillas del Abuelo fue el primer invitado de este ciclo, que volverá a tener una nueva edición el 14 de junio con Corvata Corvalán, cantante de Carajo.

Entre canciones, videos y, por supuesto, vino y fernet el conductor y el invitado se fundieron en una magnífica charla de rock. Anécdotas personales como también experiencias y pensamientos se plasmaron a lo largo de dos horas y media que duró la cita.

No faltaron videos sobre grandes músicos para hacer un recorrido por la historia como Pappo o Spinetta y, por supuesto, Piti Fernández, guitarra en mano, entonó diferentes canciones para el delirio de los presentes.

Previo a comenzar Palabra de rock, Diario UNO pudo mantener un mano a mano con el cantante de Las Pastillas del Abuelo, quien habló sobre el género que hoy sigue marcando una generación.-¿Habías dado una charla de este estilo antes?-La verdad es que no. He dado alguna charla pero de otros ámbitos. Una vez di una clínica de composición muy linda, en Entre Ríos. Será un linda experiencia el charlar con Dany sobre rock. Nos conocemos desde hace mucho y disfrutamos un montón; además, en este marco es muy rescatable que no queda registro. Entonces, los que estamos presentes lo vivimos en carne propia y esto se desvanece con el tiempo.-¿Se planea la charla o no hay guión?-Él seguramente tiene algo más planeado que yo. Seguro vamos a ir surfeando la ola arriba de una alfombra rockera volando por la historia de rock. También hay algunos videos y canciones que tocaremos para refrescar a nuestros próceres musicales.-¿Naciste en una cuna rockera?-La verdad es que no; de chico en mi casa se escuchaba tango. En la secundaria sí, recuerdo haber tenido en mis manos algún caset de Ataque 77 y también haber escuchado algo de Sumo. Después me alejé y escuché más la música de afuera como los (Rolling) Stones. Ya de más grande volví a lo nacional y me enamoré de la lírica nuestra con los Redondos. Actualmente escucho la música de los orígenes como Manal o Vox Dei. Hoy escucho más esas bandas que las de los '90, como La Renga, Bersuit o Los Redondos.-¿Cómo ves el rock en la actualidad?-El rock nunca muere, se va regenerando y las nuevas generaciones van copando los lugares que antes usaban las bandas viejas. Hoy Las Pastillas, La Vela Puerca, llenamos estadios y creo que es algo genuino. No sé si está bien o mal pero mi vida va muy bien (risas). El rock nunca se muere, puede aparecer la cumbia villera diciendo verdades de cosas que pasaban en las radios, la música electrónica que lleva mucha gente y también me encanta, pero el rock es el rock. Puede haber muchos géneros pero el rock sobrevive a todas estas olas.-¿Qué conocés del rock mendocino?-Hay bandas muy buenas como Usted Señálemelo o Perras on the Beach. Está bueno porque le da una vuelta de rosca a todo y tienen un aire muy personal. El indie está en auge y no sé cómo separarlo del rock. Me muestran a (Lisandro) Aristimuño y me dicen que es indie y para mí es un rockero bárbaro (risas). Lo mismo me pasa con Los Espíritus, mi banda de cabecera. -¿Una señal de que el rock sigue vivo puede ser la repercusión de la vuelta de Don Osvaldo?-Esta mañana (por la mañana del jueves) me lo crucé al Pato (Fontanet) en el Aeropuerto y le expresé mi alegría de que pudiera estar afuera. Callejeros debería haber sido la banda que llenaba estadios en el 2000. Toda esa década que quedó era una década que le pertenecía a Callejeros. Esta vuelta con shows agotados es algo espontáneo y muy lindo de la gente.-¿Quiénes son íconos del rock?-Hay muchos íconos del rock. El Indio me enseñó a escribir y a interpretar algunas frases. Por ahí pasa esto, uno pregunta dónde están los nuevos próceres y se da cuenta de que la vara está muy alta. Se fueron el Flaco Spinetta, (Gustavo) Cerati, Luca (Prodan), Miguel Abuelo, Pappo y creo que solamente nos quedan Charly (García), (Andrés) Calamaro, el Indio (Solari) y Chizzo (Napoli). La vara está muy alta para los que quedan acá.-Quizás algunos también te nombren a vos en esa lista de próceres...-Es una locura generacional. Lo que pasa es que hay muchos pibes de 18 años que no conocen los Redondos y no lo puedo creer (risas). Les falta escuchar la mejor banda de rock argentino. Quizás escucharon a Las Pastillas antes y, por suerte, les queda por descubrir a la mejor banda que dio el continente.-Ahora el rock es más familiar que hace 20 años, ¿por qué creés que pasa eso?-Se ven muchísimas familias en los recitales. Ha mutado el rock genuinamente. Antes el rock era para disgustar a la abuela. Si a tu abuela no le gustaba estaba muy bien (risas). Los abuelos están un poco más curtidos. Los padres son un poco más curtido entonces van con sus hijos a los recitales.-¿Cómo se dio eso?-Es que el rock tomó un lugar que antes no tenía porque se lo veía como a una música extranjerizante. Se valoraba más al tango, entonces el rock era lo transgresor, lo nuevo. Si el nene escuchaba rock se pensaba que estaba perdido. Ahora llevamos 50 años de este rock y esos padres escuchan rock, entonces sus hijos también. Después de 50 años, por suerte, se han juntado tres generaciones a escuchar rock.-¿Qué te gustaría lograr con Las Pastillas?-A nivel rock ya cumplí muchos sueños más grandes que tocar en cualquier lugar. Quizás los saludos de la gente o experiencias intensas como personas que dicen que se sanaron de una enfermedad escuchando tu música. Eso no se puede comparar con tocar en un estadio. -¿Qué anhelabas cuando empezaste? -Mi sueño era tocar en River pero ahora es tocar en Huracán. Igual es algo que veo muy lejos por la barra brava que está metida en el club. Son un desastre y no me dejarían hacer un show tranquilo. Los rengos (La Renga) se animaron porque son muy sólidos y saben cómo tratar pero yo no me veo tratando con esos orangutanes. -Ciro y Los Persas harán un River en diciembre, ¿podemos ver algo así de Las Pastillas?-Hoy en día no convocamos tanta gente. Tenemos un poder de convocatoria que ronda las 30.000 personas. Pero sí, a lo mejor el día de mañana, cuando se sigan sumando, generaciones se pueda dar.