Musica Domingo, 3 de junio de 2018

La Vela Puerca ratifica en "Destilar" su identidad rockera y rioplatense

El combo uruguayo dio a conocer su nuevo álbum

El combo uruguayo La Vela Puerca dio a conocer su nuevo álbum "Destilar", que se delinea entre la canción, que dominó las composiciones del antecesor trabajo "Érase..." y el rock rioplatense que acompañó a la formación desde que irrumpió en la escena a mediados de la década del 90.

Este nuevo trabajo, el séptimo disco de estudio del grupo liderado por los vocalistas y compositores Sebastián Teysera y su tocayo Cebreiro y cuya trayectoria se completa con un EP y dos DVD grabados en vivo, se construye a lo largo de 13 composiciones en las que se plantean cuestiones relacionadas a la vorágine del mundo moderno y que también representan a través del arte de la placa.

En esta nueva apuesta, los músicos deciden continuar por la misma línea emprendida en su trabajo anterior, en la que decidieron presentarse como protagonistas de sus historias, asumiendo de ese modo las situaciones y dejando de lado -en la mayoría de sus canciones- el uso de la tercera persona. En ese sentido, "Destilar" parece ser el paso siguiente al desahogo que significó para sus autores "Érase...", y sobre la que Teysera manifestó que se encontraba "frente a esa pequeña catarsis que uno hace al escribir" y en la que sintió "la valentía para decir las cosas en primera persona", durante una entrevista con Télam concedida en diciembre de 2014. Así es que la banda que se equilibra musicalmente con Rafael Di Bello y Santiago Butler (guitarras), Nicolás Lieutier (bajo), José Canedo (batería), Carlos Quijano (saxo), Alejandro Piccone (trompeta) y Diego Méndez (teclados), representa en este disco una nueva etapa marcada por la superación del momento conflictivo sin olvidar la introspección y un acercamiento a sonidos de sus comienzos. Así, por ejemplo, "Velamen", el primer track del álbum, construido sobre un motivo pegadizo y agite con reminiscencias de hinchada de fútbol, reza en su contundente primer párrafo "Una cerveza por favor/ Que vengo del infierno/ El aparejo se rompió/ Pasé a contar mi cuento", núcleo conceptual del que se desprenderán preguntas a lo largo de las demás narraciones musicales.

En "La nube" y "Atala" los músicos se plantan contra la vorágine del mundo moderno y proponen vivir la vida con mesura: "Poquito a poco, destilándome hasta aquí", en una crítica a los tiempos marcados por las competencias y las exigencias impuestos por la revolución digital.

Sobre lo musical, el noneto recupera la canción con aires rioplatenses y rock uruguayo, las notas y acordes del aguante y la alegría, que invita a los tradicionales saltos en grupo que instauraron con banderas en cada uno de sus recitales hace más de dos décadas.

De esas canciones que recuperan ese espíritu de La Vela Puerca se destacan "Baco" y con un tempo más veloz "Pensar" y "Casi todo", donde los músicos se juegan con frases irónicas, alegrías, sutilezas, verdades y empujes.

Una de las canciones compuestas por Cebreiro, "De negro y Rojo", que contó con la colaboración de Ernesto Tabárez- o la última pieza del álbum, "Aprendiz", tienen como protagonista la idea de una segunda oportunidad, de regeneración y renacimiento, como también escribe en "La revancha": "Mientras los días que pasan encierran/ Y no ves lo que hay más allá/ Si hay adónde llegar".

Esta entrega de los uruguayos cuenta en esta ocasión con la participación del cantautor Rally Barrionuevo en la voz de "La luna de Neuquén", una canción orquestada y de despedida que suma los aportes de Diego Schissi en piano, Carlos y Lara Cosattini en violines, Carolina Folger en viola, Patricia Villarejo en cello, Mariano Otero en contrabajo.

La Vela Puerca demostró durante todas estas vueltas al sol que es acorde y punteo, amistad y festejo pero, sobre todo, es un compendio de historias que permite potenciar momentos de felicidad y también de soluciones que permiten alivianar momentos de tristeza y soledades y recordar que uno -en definitiva- no siente tan diferente a quien tiene al lado.

Con "Destilar", entonces, el noneto suma un nuevo escalón a este recorrido que dio su primer fruto en 1999 con "Deskarado" y continuó con "De bichos y flores" (2001), "A contraluz" (2004), "El impulso" (2007), "Normalmente anormal" (Dvd de 2009), "Piel y hueso" (2011); "Pasaje salvo" (Ep de 2013); "Uno para todos" (Dvd de 2013) y "Érase..." (2014).

Dejanos tu comentario