Musica Miércoles, 7 de junio de 2017

Bob Dylan también lo sabe: "poderoso caballero"

Tras varios meses de alharaca, el gran artista terminó aceptando la plata del Nobel.

El cantante, compositor y poeta norteamericano Bob Dylan, quien desde hace meses venía tirando señales de que no iba a aceptar el premio Nobel de Literatura, terminó disolviendo su conocida rebeldía y, entre escaramuzas conceptuales, aceptó el suculento galardón.

Finalmente, cuando ya se estaba terminando su posibilidad de jugar con el misterio, el artista envió el martes su discurso de aceptación del premio Nobel y, por tanto, cobrará los 819.000 euros que acompañan al reconocimiento. Lo confirmó la Academia Sueca a la agencia AFP.

"Poderoso caballero es Don Dinero", buriló hace varios siglos otro poeta, el español Francisco de Quevedo, para definir los cambios de opinión a los que puede ser afecto el espíritu humano cuando la plata está de por medio.

La del discurso de aceptación era la condición necesaria que Bob Dylan debía cumplir, según el reglamento, para recibir los euros.

El premio Nobel es el más prestigioso de cuantos galardones se entregan en el mundo.

Dylan tenía que enviar su discurso antes del 10 de junio.

El cantautor, de 76 años, no participó en la gala de entrega del Nobel, en diciembre de 2016, porque tenía "otros compromisos", como aseguró en un comunicado. Algo que muy pocos le creyeron.

En su lugar, acudió a la ceremonia Patti Smith e interpretó uno de los temas del artista.

En el discurso de aceptación Dylan analiza la relación entre sus canciones y la literatura. A lo largo de siete páginas, el músico cita al Quijote, Moby Dick, la Odisea, Platón, Sócrates o John Donne, entre otras obras y autores.

Sara Danius, secretaria permanente de la Academia Sueca que entrega el galardón, publicó en la web de la institución que "El discurso es extraordinario y, tal y como cabía esperar, elocuente. Ahora que ha sido enviado, la aventura Dylan está llegando a su conclusión".

La organización ha compartido, además, el texto del discurso íntegro del músico en su página web y la grabación del propio Dylan leyéndolo, en un video de 27 minutos en su canal de YouTube.

¿Fueron necesarios todos estos meses de alharaca para convencernos de que él no había dejado de ser un rebelde?

Más noticias