Diario Uno Mundo

Hubo marchas en todo el país y protestaron más de 200 mil personas. Habrá otra concentración este martes por la tarde. Galería de fotos y video.

Una "marcha de la bronca" en Brasil terminó con incendios y las calles pobladas de manifestantes

Por UNO

En San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia, Fortaleza, Salvador y otras ciudades de Brasil, más de 200 mil manifestantes, convocados a través de las redes sociales y sin liderazgo político o social definido, reclamaban pacíficamente más inversiones en transporte, en salud y en educación en el país, en el año previo a la realización del Mundial.

Más de 200 manifestantes lograron subir al techo del Congreso nacional en Brasilia. "Brasil se jodió, el pueblo apareció", y "soy brasileño con mucho orgullo", cantaban los manifestantes. Miles de personas protestaron en Brasilia, según la policía, y decenas de miles más en todo el país.

Seguir leyendo

En Belo Horizonte, la policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes para impedirles que se acercaran al estadio Mineirao, donde jugaron este lunes Nigeria y Tahití por la Copa Confederaciones (6-1), un test del Mundial 2014, que enfrenta a ocho selecciones de Europa, Asia, América, África y Oceanía, en seis ciudades del país.

En las demás, la policía se mantenía vigilante, sin intervenir. Unas 30.000 personas manifestaron en las calles de San Pablo, acercándose a la avenida Paulista, la principal vía del centro de la ciudad, estimó la policía. Pero más manifestantes siguieron llegando luego, según una periodista de la AFP.

Estas son las mayores manifestaciones en 21 años en Brasil -donde la población no acostumbra salir a la calle a expresar su descontento-, desde las protestas de 1992 contra la corrupción del gobierno del ex presidente Fernando Collor de Melo, que renunció durante su juicio político ante el Senado.

Autoconvocados

"Vine porque quiero que Brasil despierte. No es sólo por los pasajes, sino porque la educación y la salud son malas", dijo a la AFP Diyo Coelho, de 20 años, que marchaba en San Pablo junto a un grupo de amigos y llevaba flores en las manos.

Miles y miles de manifestantes marcharon por el centro de Rio de Janeiro hacia Cinelandia, corazón del centro de la ciudad, saltando y aplaudiendo mientras desde lo alto de los edificios la gente les lanzaba papeles blancos, constató la AFP.

En su mayoría jóvenes y de clase media, los manifestantes han denunciado la represión policial, especialmente el jueves pasado en San Pablo, donde hubo más de 230 detenidos y un centenar de heridos. El gobierno de esa ciudaed aseguró que este lunes la policía no disparará balas de goma contra los manifestantes.

Las protestas ocurren en un momento de magro crecimiento económico en Brasil (0,6% en el primer trimestre) y una inflación en alza (6,5% anual en mayo, el techo de la meta oficial). Los alimentos, a los que la población es más sensible, han subido más de 13% anual.

Recientes encuestas señalaron por primera vez una caída en la aprobación del gobierno de la presidente Dilma Rousseff, sobre todo entre los más jóvenes y más ricos.

Rousseff fue abucheada el sábado en el estadio de Brasilia, al declarar inaugurada la Confederaciones junto al presidente de la FIFA Joseph Blatter, aunque cuenta todavía con niveles de popularidad récord y es favorita para la reelección en 2014.

Fuente: Agencias.

 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed      
 Embed