Diario Uno > Mundo

Una fuerte réplica del terremoto volvió a sacudir a la capital de Haití

PUERTO PRINCIPE, 16 Ene 2010 (AFP-NA) - El caos reinaba en Haití con el congestionamiento delaeropuerto principal, dificultando la llegada de asistencia humanitaria, mientras haitianos

desesperados cortan rutas con barricadas de cadáveres, a cuatro días del devastador sismo.

Te puede interesar...

La envergadura del desastre ha llevado al presidente de Estados Unidos Barack Obama a decir

que el terremoto de Haití ha originado "una de las mayores operaciones de socorro" de la historia

de Estados Unidos.

Para las Naciones Unidas también se trata de un hecho inédito: "nunca estuvimos confrontados

a un desastre de esta magnitud en los anales de la ONU. No se parece a ningún otro, pues el país

fue

decapitado", dijo desde Ginebra Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de

Asuntos Humanitarios.

Mientras tanto en Puerto Príncipe y sus adyacencias la desesperación comenzaba a dar paso a

la ira de la gente que deambula por las calles y entre los cadáveres que se pudren al sol.

Barricadas de neumáticos en llamas, escombros y al menos cuatro cuerpos sin vida bloqueaban

la ruta principal entre la capital de Haití y la cercana Carrefour este sábado. Los vecinos

protestaban

enardecidos, exigiendo la remoción de los muertos.

"Ya han sacado algunos cuerpos, pero hay muchos, muchos más", indicó el sacerdote vudú

Charles Weber, entre la muchedumbre que rodea el retén incendiado.

La actitud violenta de los manifestantes hizo que un auto policial de la fuerza nacional

haitiana debiese dar una rápida vuelta en U para evitar el choque con los vecinos.

Los funcionarios de la ONU advirtieron que no pueden extender sus operaciones a las zonas

circundantes de la ciudad hasta que no se les garantice seguridad. Mientras tanto centran su

operativa en el centro de la capital.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que son decenas de miles que desde hace

cuatro días viven a la intemperie en los espacios públicos de la capital. Se encuentran sin lugar

adónde ir, tienen hambre, sed y miedo, ya que han aparecido saqueadores armados con machetes.

"Decenas de miles de personas (...) viven actualmente en las calles y en campamentos

improvisados en cualquier lugar público abierto de Puerto Príncipe", informa desde Haití un

portavoz del CIRC, Simon Schorno.

"Es un gran caos", añade. "En todos los barrios hay destrucción. La gente anda errante en

busca de alimentos, de ayuda. Muchos de ellos llevan máscaras para protegerse del olor de los

cuerpos en descomposición. No hay carpas, ni cubiertas de plástico. No hay donde cocinar, ni

retretes", añade Schorno, quien visitó los barrios de Christ-Roi, Nazon, CentreVille, Delmas y

Canape Vert.

Según el CICR las personas sin techo están repartidas en 40 lugares de la capital, Puerto

Príncipe. Sólo en la principal plaza de la ciudad, la Plaza del Champ de Mars, hay unas 50.000

personas, señala el organismo humanitario, quien indicó que la cifra de damnificados ronda las tres

millones de personas.

Simultáneamente entre los países y organismos que quieren hacer llegar la ayuda se han

generado roces por la coordinación de las operaciones en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Los estadounidenses a cargo de la operativa del mismo a pedido del gobierno haitiano, son

cuestionados por las fallas en la coordinación del ingreso de la ayuda, al punto que Francia

protestó oficialmente luego de que su avión hospital no pudiera aterrizar.

Por su parte, el coordinador de operaciones para las Américas de la Federación Internacional

de la Cruz Roja, Mauricio Bustamante confirmó a la AFP que existe una "congestión gigantesca" en el

aeropuerto.

Bustamante auguró que "con el pasar de los días va a estar mucho más congestionado porque

más ayuda va a ser movilizada en los países con destino a Puerto Príncipe".

El Jefe de los Cascos Blancos argentinos Gabriel Fucks calificó en Radio Mitre desde Santo

Domingo de "anarquía" la situación que se vive en el aeropuerto y consideró que el funcionamiento

del mismo esta "fuera de control". La situación en el aeropuerto también fue cuestionada por

funcionarios haitianos y por el propio presidente Rene Preval que lamentó que la aeronave francesa

no haya podido aterrizar.

Tim Callaghan, un consejero de la agencia de ayuda estadounidense USAid, respondió a las

críticas de falta de coordinación en la llegada de ayuda.

"El gobierno haitiano pidió ayer (viernes) al gobierno estadounidense trabajar muy

estrechamente para asegurar el funcionamiento del aeropuerto. Como cualquiera que haya acudido al

aeropuerto puede testificar, es realmente un esfuerzo internacional", explicó.

En medio de este panorama Puerto Príncipe volvió a ser sacudida el sábado por una fuerte

réplica del terremoto, esta vez de magnitud 4,5.