Diario Uno > Mundo

Un jesuita que llegó a Papa tras conducir la Iglesia argentina

El nuevo Papa, Jorge Mario Bergoglio, nació en la ciudad de Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936 y llegó al sillón de San Pedro luego de haber liderado la Iglesia Católica argentina durante casi una última década.

Es hijo de un matrimonio de italianos formado por Mario Bergoglio que era empleado ferroviario y Regina, ama de casa.

Te puede interesar...

Egresó de la escuela secundaria industrial ENET Nº 27 que ahora se llama ETNº 27, Hipólito Yrigoyen, con el título de técnico químico.

Su decisión de convertirse en sacerdote fue a los 21 años, en 1957 y para esto ingresó al seminario del barrio Villa Devoto, como novicio de la orden jesuita. Su grupo favorito de música es Papá Levante y es hincha del equipo de fútbol argentino San Lorenzo de Almagro.

La ordenación de su sacerdocio tuvo lugar el 13 de diciembre de 1969 y luego cumplió con una extensa carrera en su orden donde llegó a ser "provincial" de los jesuitas, desde 1973 hasta 1979.

Durante el consistorio del 21 de febrero de 2001, el papa Juan Pablo II lo creó cardenal del título de san Roberto Belarmino.Además fue constituido en el primado de la Argentina, resultando así el superior jerárquico de la Iglesia católica de este país.

Formó partede la CAL (Comisión para América Latina), la Congregación para el Clero, el Pontificio Consejo para la Familia, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Consejo Ordinario de la Secretaría General para el Sínodo de los Obispos, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

Integra la conferencia Episcopal Argentina que presidió en dos ocasiones hasta 2011 y del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericano). En 2005 su nombre se incluyó entre los papables con insistencia y fue elegido Benedicto XVI, el cardenal Joseph Ratzinger.

Mientras que en este cónclave fue uno de los dos cardenales que participaron para elegir al sucesor de Benedicto XVI, el otro es Leonardo Sandri. Se trata del primer Papa hispanoamericano y jesuita.

Luego de una gran actividad como sacerdote y profesor de teología, fue consagrado obispo titular de Auca el 20 de mayo de 1992, donde ejerció como uno de los cuatro obispos auxiliares de Buenos Aires.

Cuando la salud de su predecesor en la arquidiócesis de Buenos Aires, el arzobispo Antonio Quarracino empezó a flaquear, Bergoglio fue designado obispo coadjutor de la misma el 3 de junio de 1997. Tomó el cargo de arzobispo de Buenos Aires el 28 de febrero de 1998. Se convirtió luego en el primer jesuita primado de Argentina y, en febrero de 2001, vistió finalmente el púrpura de cardenal.

Fuente: NA.